Campo de batalla propagandístico en Balboa

En época de elecciones en el municipio de Balboa se vive una animosa rivalidad entre las dos únicas candidatas a la Alcaldía. Una pertenece al partido de la U y la otra al partido liberal. Algunos testimonios denuncian actos de vandalismo que han llevado a conflictos entre los grupos de trabajo de ambas campañas.

Por: Alexander López – alex78991@hotmail.com

Anny García –  annygarher14@hotmail.com

Balboa es un municipio ancestralmente liberal, donde ningún otro movimiento o partido ha ganado para manejar la administración del pueblo. En este municipio el 90 por ciento de la tierra está dedicada a los cultivos, en particular la siembra de café, plátano y otros productos. Balboa está ubicado en Risaralda, a una distancia de 52 kilómetros aproximadamente de la capital Pereira y  hace parte de la región centro – occidental del país.

Vista panorámica del municipio de Balboa

Se caracteriza por  que simbolizan la cultura popular, como las Fiestas del Campesino (del 15 al 30 de julio), aunque el actual alcalde Huberto Vasquez Vasquez no las realizó este año, según testimonios de habitantes del pueblo que pidieron no ser identificados. “El alcalde no ha hecho nada por el pueblo, ni siquiera hizo las fiestas campesinas que son en la caseta principal”, expresa Olmedo*, transportador jubilado.

Luz Francy Contreras Cardona, candidata representante del partido Liberal Colombiano, tiene mayor acogida entre los habitantes, no solo por sus propuestas, sino por la trascendencia del partido que representa en el municipio. En su plan de gobierno está intervenir lo social como ente de crecimiento y desarrollo integral de la comunidad, buscando la unión del municipio; fomentar el sector agropecuario para que se fortalezca el crecimiento económico, ofrecer espacios con infraestructura como componente vital para el desarrollo, avanzar en politicas de construccion y mejoramiento de los diferentes elementos en los que el Estado debe intervenir.

En la alcaldía de Balboa, Contreras trabajó como auxiliar administrativa, secretaria ejecutiva, auxiliar contable y asesora de control interno.

Cuenta con el apoyo de Diego Patiño Amariles, representante Liberal por Risaralda, quien ha sido considerado “padrino de la Carder”, según La Silla Vacía. Además es apoyada por  Alberto Arias Dávila, actual candidato a la Gobernación del departamento. Arias ha sido director de la Carder (Corporacion Autónoma Regional de Risaralda), la cual va a ser intervenida según anunció el presidente Santos.

No fue posible obtener entrevista  de la candidata debido a los aplazamientos de las citas por parte de ella. Tampoco presentaron registros contables de la campaña del partido liberal, respondiendo con evasivas a esta solicitud.

Luz María Restrepo Lora, representante del Partido Social de la Unidad Nacional (partido de la U), es apoyada por habitantes en busca de que el municipio no sea manejado por la misma élite. Entre sus propuestas en el plan de gobierno está dar a conocer el partido de la U en el municipio, fortalecer el sector agropecuario y también el sector empresarial con las cooperativas, sin abandonar los demás sectores; gestionar con el gobierno departamental y nacional en bien del progreso de los habitantes del municipio.

Publicidad de la candidata a la Alcaldía, Luz María Restrepo.

Fue auxiliar administrativa en la alcaldía de Balboa y es tecnóloga agropecuaria.  Apoya a Carlos Alberto Botero, candidato a la Gobernación de Risaralda del movimiento independiente UNIR, el cual es apoyado por la mayoría del Partido de la U y del Partido Liberal.

Anteriormente Restrepo pertenecía al Partido liberal. “Yo soy liberal. Hoy en día estoy de candidata del partido de la U porque en el partido Liberal no había garantías y ya había una persona señalada para ser candidata, la que repensaría el municipio”, afirma Restrepo. “Éramos 12 precandidatos y a la consulta sometieron seis, porque los otros no aguantaron la presión; yo hubiera podido dar la pelea pero mi tema no era un partido sino un programa de gobierno”, añade. Ella dice estar muy orgullosa de representar el partido de la U, no se arrepiente de salir del partido liberal y desea recuperar lo que es realmente el liberalismo. Con respecto a la contabilidad de los recursos para la campaña, Luz María manifiesta que los gastos no pasan del millón de pesos; tampoco presentaron registros contables, copia o documentos que lo demostraran.

Ambiente tensionante

Las opiniones de algunos habitantes de Balboa referente a las dos candidatas reflejan sus propias razones para estar en contra y a favor de ellas como Iván Montoya, residente de la municipalidad que según él no trabaja pero presta dinero que tiene ahorrado. “No me gustan las propuestas, no creo en propuestas porque ellas prometen mucho y luego eso lo echan a la basura, eso no lo cumplen”. También agrega Olmedo*, “yo le he dicho a Francy que si gana la alcaldía, no se deje manipular del alcalde Huberto; pero si ella a los tres meses no ha hecho nada, va tocar hacer un paro o algo para que la saquen de allí”.

Norbey Montoya, presidente del Partido Liberal en Balboa, comenta: “la expresión a continuación es un poco dura, pero los otros partidos independientes, el partido Liberal con el respeto que se merecen, el partido del PIN y de la U, tienen un espacio de las 9 curules, de gente que ni si quiera ha querido pertenecer, que los han puesto por ponerlos y hay evidencia de esto como en el partido Conservador, donde  Luisa María García expresó no querer pertenecer y renunció ante la Registraduría”.

La causa del conflicto entre ambos partidos fue porque, según Beatriz Loaiza, asesora de campaña de Francy, integrantes del partido de la U demandaron a integrantes del Liberal, catalogándolos como “vándalos”; como prueba, en el pueblo circula un volante que comunica a los habitantes este asunto, en forma de contrademanda.

Protestas del pueblo hacia la Gobernación y la Alcaldía actual del municipio

“No fue una demanda, fue un llamado de atención dirigido al actual alcalde municipal Huberto Vásquez Vásquez, con el fin de hacerle saber lo que había pasado con la publicidad de nuestra campaña ya que él es responsable del orden público del municipio”, dice Luz María. “Nosotros colocamos la publicidad el 31 de julio, eso fue en la noche. El equipo de trabajo de la U salió a las 12 de la noche, la otra campaña  a las 10 de la noche. Cuando llegamos a fijar la publicidad, mi equipo de trabajo me llamó a comentarme que ya habían puesto publicidad de la otra campaña, y le dije que fijaran la publicidad en los espacios que quedaron, respetando los espacios del otro partido”, manifiesta la candidata.

La secretaria de la sede del partido de la U, Adriana Torres, muestra fotografías que comprueban este episodio. He aquí un fragmento del llamado de atención dirigido a Huberto:

Con base en lo referenciado y como presidente del Partido de  unidad Nacional U en el  Municipio de Balboa, me permito presentar mi más enérgica protesta en contra de su actitud omisiva y la de todas las autoridades públicas del Municipio, toda vez que la campaña proselitista se ha convertido en una batalla campal de insultos a los militantes de nuestro partido y de daño a la publicidad visual de la candidata a la Alcaldía por el partido de la U, señora LUZ MARIA RESTREPO LORA, por parte de  integrantes del equipo político de la candidata del partido liberal, su partido, señora LUZ FRANCY CONTRERAS”.

“Al martes de la semana siguiente con tristeza y extrañeza mi publicidad la habían arrancado, destruido y la habían quemado; a nosotros como partido nos extrañó bastante, pero había que asumir las cosas”, reitera Restrepo. “destruir una publicidad de otra campaña; para mí  es vandalismo y no pienso cambiarle el término”, complementa.

Otras quejas locales

Por último, hay una problemática que tiene inconforme a una parte de los habitantes de Balboa, y es la destrucción de la plaza del pueblo para ubicar allí el hospital. Esta es una propuesta del alcalde del municipio, Huberto Vásquez, el cual apoya a Francy en estas elecciones, según dicen las personas a favor de María. Este tema no le compete a las campañas, según Restrepo; pero Iván Montoya relata lo contrario: “En la plaza hay pegados unos carteles con escritos que manifiestan la oposición de tumbar la plaza: Alcalde y gobernador respeten la voz del pueblo, no dañen lo que ya está hecho. Primero tumban el pueblo y después la plaza parque”.

Protesta del pueblo en contra de pasar el hospital a la plaza.

Algunos residentes del pueblo dicen estar a favor de tumbar la plaza: “que tumben la plaza y que coloquen el hospital, éste se necesita más; para que una plaza si ya tenemos un parque y un coliseo”, comenta Jorge Eliécer Pérez Cardona, expendedor de carne y comerciante de la comunidad.

El municipio de Balboa ha tenido la hegemonía del partido Liberal, mientras que el partido de la U propone nuevas formas de gobernar. Son los ciudadanos quienes de manera independiente elegirán quién los gobernará el próximo cuatrienio.

*La fuente pidió reserva de su identidad

Destituciones y sanciones disciplinarias abundan en Marsella

El panorama para los candidatos a la Alcaldía de Marsella, Risaralda, no es muy claro. Los ciudadanos aún guardan la esperanza de tener un Alcalde que haga olvidar los errores de los anteriores gobernantes locales.

Por: Johana Correa Giraldo – j.correag@hotmail.com

Cristina Touros Medina – cris_tm702@hotmail.com

El terreno político recorrido por los habitantes de Marsella, Risaralda, ha sido tortuoso en cuanto a la labor que han realizado sus recientes alcaldes. Algunos de ellos con sanciones disciplinarias e, incluso, destitución del cargo, continúan lanzándose al poder y recibiendo el voto de los habitantes del pueblo. Las alianzas entre aquellos que han sido alcaldes sancionados es una demostración de que el poder es una seducción, además de la escasa cultura política de los habitantes.

Iglesia Maria Inmaculada del municipio de Marsella. Fotografía por Johana Correa Giraldo

Aunque Marsella es considerado por la MOE, Misión de Observación Electoral, como un municipio libre de riesgo por anomalías e irregularidades electorales, es en cierto modo una población golpeada por deficientes mandatos.

Es el caso de la alianza entre el actual alcalde de Marsella, Carlos Andrés Gómez, el ex alcalde Néstor Morales Gallego y el candidato a la alcaldía Alberto Rivera Cifuentes.

La Procuraduría Provincial de Pereira sancionó con destitución al alcalde Gómez, por presuntas deficiencias en el proceso de contratación para el mejoramiento de vías con la compañía Ingenieros Asociados. El mandatario continuará en el cargo hasta que la Procuraduría Regional ratifique o revoque la decisión de inhabilitarlo o no para ejercer cargos públicos. Gómez participó en la pasada contienda electoral contra Alberto Rivera Cifuentes y ahora hace parte de su apoyo político, como lo afirma Carlos Alberto Posada Hoyos, comerciante y político del pueblo:  “[Carlos Andrés Gómez y yo] le dijimos a Marsella por qué no votar por Alberto Rivera…  participando en una consulta a la cual nosotros le ganamos, y ahora no entiende uno como conservador como es que el alcalde de Marsella nos dice a los conservadores que hay que votar por Alberto… o sea que si Alberto Rivera ahora es muy buen candidato entonces por qué no lo fue ahora cuatro años”, comenta Posada.

Pero las sanciones contra los mandatarios locales tienen un largo historial en Marsella. El ex alcalde Néstor Morales Gallego fue separado de su cargo en 1994 luego de que la Fiscalía Novena lo hallara culpable por el pago de salarios, al Secretario de Gobierno, por  encima de lo estipulado.

 Los aspirantes actuales

Alberto Rivera Cifuentes aspira a su tercer mandato por el partido Conservador. Economista, administrador público con especialización en pedagogía de la constitución y la democracia, fue el primer alcalde en el poder por elección popular en 1988.

Alberto Rivera Cifuentes- Candidato a la alcaldía de Marsella por el partido Conservador. Fotogra

Amenazado por las Farc en el año 2003, el mismo en el que el ex presidente Álvaro Uribe Vélez afirmó que el grupo armado le había robado al municipio una moto niveladora de 400 millones de pesos. Sancionado en 1993 por la procuraduría departamental de Risaralda. Según el periódico El Tiempo, Rivera habría ordenado préstamos internos de tesorería en 1989 por 11.274.352 pesos y no pagó antes de que terminara el año de vigencia. Además de contemplarse auxilios departamentales irregulares, la Procuraduría afirma que Rivera incurrió en el pago de 1. 432.658 de pesos en honorarios al abogado de la parte demandante cuando ya había desistido una demanda.

Sus aliados más cercanos son Sigifredo Salazar, candidato a la gobernación del departamento, quien encabezó el lanzamiento de su campaña; Rubén Darío García, concejal hace 17 años; Alberto Hernández Laverde y Libardo Gómez.

Comenta Hoyos que Alberto Hernández Laverde participó durante su gobierno en la suspensión de muchos funcionarios, lo que le generó al municipio costos aproximadamente de mil millones de pesos por demandas alegando despido injusto.

“Don Libardo Gómez hace parte de mi campaña… a todo el pueblo le ha ayudado. El tiene una finca [Hacienda La Pedrera], y aquí en este pueblo casi todas las casas tienen guadua de esa finca. Nadie puede decir que está exento de una ayuda de ese señor…”, asegura Alberto Rivera. Por su parte Libardo Gómez, ex alcalde de Marsella y de El Águila, en el Valle, es padre de Luis Hernando Gómez Bustamante, alias “Rasguño”, en cuya finca, según El Tiempo, se habrían realizado reuniones entre paras y políticos.

Finalmente, Rivera afirma haber invertido en su campaña aproximadamente 80 millones de pesos en su campaña con la ayuda de recursos propios y de “algunos amigos”.

Piedad Colombia Duque, candidata a la alcaldía de Marsella por el partido Liberal en alianza con el partido de la U y Cambio Radical. Profesional en salud ocupacional. Secretaria de Gobierno y Desarrollo Comunitario del municipio de Marsella.

Duque fue trabajadora social en el programa de Seguridad Alimentaria en convenio con Acción Social de la Presidencia de la República entre 2004 y 2005. Rubén Darío García afirma que se escuchan comentarios en la zona rural sobre los procesos del programa de seguridad alimentaria, donde a algunas personas solo se les entregaba el 50 por ciento del recurso y el otro 50 desaparecía. Al respecto, Piedad afirma jamás haber manejado recursos de ninguna clase, solo realizar el trabajo de campo con la comunidad.

Piedad Colombia Duque, candidata a la Alcaldía de Marsella. Fotografía por Johana Correa Giraldo

Algunos de sus aliados políticos son Alberto Arias Dávila, candidato a la gobernación de Risaralda; Jose Román Hernández Nieto y el abogado Diego Agudelo Bedoya. José Román Hernández Nieto es hermano del ex alcalde también destituido e inhabilitado, Carlos Alberto Hernández Nieto. Según la Procuraduría, Hernández actuó con irregularidades en contratos de una obra de pavimentación.

“[Diego Agudelo Bedoya] es mi esposo, es mi compañero, es una persona que lleva 35 años como servidor público, lo ha hecho bien. No es como dicen en los comentarios callejeros que es quien va a manejar el municipio…pero yo no puedo descartar de mi campaña una persona que…tiene conocimientos y que es un hombre bueno. Precisamente por eso puse en su cabeza la responsabilidad de ser el gerente de mi campaña”, dice Duque sobre su esposo, quien ha sido alcalde de Marsella en dos ocasiones, secretario de planeación durante la gobernación de Diego Patiño Amariles y tiene dos sanciones disciplinarias, según los antecedentes de la Procuraduría.

Piedad afirma haber invertido en su campaña 20 millones de pesos con recursos propios y también de “algunos amigos”.

Santa Rosa de Cabal, endeudada y con Alcalde desacreditado

Con incertidumbre se teje el destino del próximo Alcalde a causa de los dolores de cabeza ocasionados en los santarrosanos por la actual administración.

 

Por: Estefanía Cardona Tabares –  stefi1793@hotmail.com
Juliana López Villa –  julovi.326@hotmail.com

Por esta época todo visitante se encuentra con una ciudad vestida de campaña política, en donde resaltan los rostros de los candidatos a la Alcaldía Guillermo García Aristizabal, Henry Arias Mejía y Carlos Eduardo Toro Ávila.

Santa Rosa de Cabal es un municipio de Risaralda que cuenta con 67.410 habitantes según el DANE. Su producción principal es el café, es reconocido por sus chorizos y sus atractivos turísticos, entre ellos los termales.

Foto panorámica de la galería de Santa Rosa.

Guillermo García, conocido popularmente como ‘Pandero’,  es el candidato que representa la coalición de los partidos Conservador, Liberal, Verde y de la U. Es abogado egresado de la Universidad Libre Seccional de Pereira, con postgrados en derecho administrativo y ambiental.

Entre sus experiencias profesionales está el haber sido personero municipal y Alcalde (1996-1999) por el partido Conservador, periodo en el que fue elegido como el mejor alcalde de Risaralda por la Cámara Junior de Colombia.

En su periodo de alcaldía realizó diferentes proyectos como los restaurantes escolares, construcción de diferentes calles del municipio, programas de bienestar para el adulto mayor, adquisición del lote para la sede de Empocabal ESP EICE, entre otros.

Guillermo García, candidato a la alcaldía de Santa Rosa de Cabal por partido Conservador

Sus  prioridades en las propuestas de su plan de gobierno son principalmente recuperar el liderazgo regional que ha tenido Santa Rosa y también recuperar los bienes públicos que se han perdido a costa de la mala administración del municipio en los últimos años, según dice García.

Aunque muchos ciudadanos temen de que García siga con la misma línea política del cuestionado actual mandatario, por pertenecer al mismo partido del alcalde Alejandro Martínez Tabares (investigado por los organismos de control y con baja favorabilidad), responde que no está con él, enfatizándolo así: “Yo no puedo cargar con el muerto que tiene actualmente la administración”.

Otro de los candidatos es Henry Arias Mejía, quien está avalado por el partido Cambio Radical, egresado de la Universidad Seccional Libre de Pereira, como economista y Magister en Finanzas y Mercados Financieros.

Como profesional ha sido concejal del municipio (2001-2003), empresario, comerciante y asesor económico de empresas privadas del municipio, entre otros.

Arias, dentro de su plan de gobierno, le suma importancia a generar empleo, pues según él casi el  55% de los ciudadanos no tienen empleo y viajan diariamente al área metropolitana entre 20 y 25 mil santarrosanos para poder trabajar.

Aunque Arias es consciente de que la competencia no está fácil debido al reconocimiento de los otros dos candidatos en su trayectoria como alcaldes, no se siente amenazado por esto, ya que expresa que ambos fueron “alcaldes mediocres” en sus administraciones. Y no sólo han sido estos candidatos, pues a él le parece que Santa Rosa nunca ha tenido un alcalde bueno, dice que todos han sido personas “mediocres” y “miopes” carentes de una visión a largo plazo, en donde han gobernado para una “élite” y una “rosca”.

Henry Arias Mejía, candidato a la alcaldía de Santa Rosa de Cabal por Cambio Radical.

El último de los candidatos es Carlos Eduardo Toro, quien está inscrito por medio de firmas. Su principal apoyo es la ASI (Alianza Social Independiente). Toro a su vez pertenece al movimiento llamado Unidos por Santa Rosa, el cual lo compone la ASI junto con el Polo Democrático y el PIN (Partido de Integración Nacional).

En su trayecto profesional este abogado de la Universidad Libre ha sido concejal del municipio (2001-2003), Alcalde del mismo (2005-2007).

En su alcaldía realizó varias gestiones, entre ellas obtener la acreditación del Hospital San Vicente de Paul siendo la única IPS-EPS acreditada en el eje cafetero, recuperación de malla vial y construcción de pavimentos.

Su propuesta principal se centra en arrancar muy fuerte con la educación puesto que para él es preocupante el descenso que ha tenido este campo después de su periodo como Alcalde y también el tema social, convocando principalmente a los jóvenes y adultos para que con pocos recursos impacten al municipio.

De los tres candidatos, Toro es el que menos publicidad ha tenido, y él mismo acepta que esto es debido a un no tan buen manejo propagandístico en su campaña. Esto no ha sido un impedimento para que los santarrosanos no lo tengan en favoritismo, pues como expresa él “yo estoy metido en la cabeza de la gente, son los campesinos los que recuerdan a Carlos Eduardo Toro voleando pala en una carretera con ellos…”.

Toro también cree que Alejandro Martínez se ha equivocado en su administración, y aunque García afirma que no está con Alejandro Martínez, Toro por el contrario dice que García, a pesar de ser una excelente persona y un buen amigo, es el candidato del alcalde actual y además sostiene que  “la gente que le ha hecho daño a Santa Rosa de Cabal, al presupuesto, al patrimonio del municipio están con Guillermo García Aristizábal”.

Ahorros, patrocinios y bazares

Cuando se indaga para aclarar los orígenes de la financiación de las campañas, son estas las palabras que normalmente se escuchan entre los candidatos, pues aunque el monto de la inversión que ha realizado cada uno en su campaña difiere, el modo de financiarla ha sido muy similar.

Carlos Eduardo Toro. candidato a la alcaldía de Santa Rosa de Cabal por partido ASI.

“Los recursos que me he gastado han sido recursos propios, de producto de los ahorros de toda una vida”, así define Arias la manera en que ha financiado  su campaña. Por su parte García dice que su campaña ha sido cubierta por medio de bazares, bingos, apoyo de comerciantes y pequeños empresarios que le suministran ayuda monetaria y de alimentos para las actividades de sus campañas, venta de bonos llamados “Para la campaña de Guillermo” y con un crédito que solicitó a un banco. De una forma muy similar, Toro ha sacado su campaña adelante, él expresa que básicamente es un esfuerzo del pueblo santarrosano, pues son ellos quienes reclaman un CD con el logo de su campaña y lo imprimen o por otro lado quienes le apoyan aportándole algo de dinero.

Señales de alarma por deuda

Aunque un artículo publicado en la página oficial de Santa Rosa dice que el municipio recobra su buen manejo financiero, según el Departamento Nacional de Planeación; no es esto lo que piensan los habitantes, pues la incertidumbre entre ellos es la deuda que deja la administración del actual alcalde, quien para Rosa Elvira Arenas, habitante de Santa Rosa, es “una porquería” y justifica su expresión afirmando que se han visto muchos casos de corrupción dentro de la administración, que este también dejó el municipio empeñado en miles y miles de millones y que en este momento quien reciba la alcaldía tendrá que pagar una deuda muy grande.

Los candidatos también muestran cierta preocupación frente a la deuda que presenta Santa Rosa. Esta deuda es explicada por los tres candidatos de la siguiente manera:

  • Se deben alrededor de 7.900 millones de pesos por concepto de SGP (Sistema General de Participación), que comprende agua potable y saneamiento básico.
  • Se deben aproximadamente 3.000 millones de pesos por empréstito que se realizó y es pagado con recursos propios del municipio.
  • Y se deben más o menos 2.800 millones que tienen que ver con la empresa Empocabal.

La cuestión es ¿cómo los candidatos piensan desarrollar sus propuestas si no hay dinero para recursos en el municipio?

Aunque García frente al problema expresa “pero si usted mira, la cosa no es tan grave como usted piensa”. No es indiferente, al igual que los otros dos candidatos a que la solución más factible es hacer mucha gestión creando proyectos que sean viables no sólo para el plan de desarrollo municipal, sino también nacional.

La mayor duda que le queda a los santarrosanos es ¿será que solo con gestión podrá el próximo alcalde cumplir con su plan de Gobierno? Es una inquietud que solo se podrá resolver durante el periodo del próximo alcalde.

Quinchía tiene una mina en contienda política

La minería, un tema cada vez más complejo, debería ser prioridad para los siete aspirantes a la Alcaldía. Explotación de minerales podría dejar enormes recursos por regalías. El MIO y el PIN, del encarcelado ex congresista Juan Carlos Martínez, hace presencia en el municipio apoyando a dos candidatos. Tres ex alcaldes quieren repetir.

 

Por: Karem Valencia Vélez – kajutobi@hotmail.com

        Erika Valencia Toro –   ercuya_123@hotmail.com

Declarado como el municipio más bello de Risaralda en 1986, Quinchía es recordada por sus complicaciones de orden público: aquella época invadida por el EPL (Ejército Popular de Liberación) a finales de los ochenta y hasta mediados del 2000.

Panorámica del municipio de Quinchía

Además también por haber sido víctima de las detenciones masivas, en particular la Operación Libertad, que el 28 de septiembre de 2003, bajo la sindicación de ser supuestos colaboradores del EPL, dejó tras las rejas a más de 120 personas, la gran mayoría inocentes.

Este municipio risaraldense, de aproximadamente 31.996 habitantes, basa su economía en la producción agrícola y de panela, además de la minería. Es un punto estratégico del país lleno de riquezas naturales.

Por primera vez aspiran a la Alcaldía siete candidatos que además de concentrarse en su campañas, unos más que otros, buscan hacer relucir los errores de sus contrincantes y adoptar responsabilidades que según ellos solo les corresponden a sí mismos.

Candidatos a la Alcaldía de Quinchía

Según los comentarios, apoyados por sospechosos amigos políticos y poca claridad en el origen del dinero de las campañas introducen al quinchiano en el debate de la desconfianza y, en algunos casos, del miedo.

Este es un repaso del perfil de los candidatos a la Alcaldía, de acuerdo con la percepción de la ciudadanía:

 

Jonn Jairo Baena Arce

Administrador Público, ex Concejal, ex director del INDER, licenciado en educación y desarrollo comunitario de la Universidad Tecnológica de Pereira. Y ahora candidato por el  MIO (Movimiento de Inclusión y Oportunidades), el mismo partido creado por el detenido ex congresista Juan Carlos Martínez.

Jonn Jairo Baena Arce candidato a la Alcaldía de Quinchía

Baena asegura que hay que aumentar la producción en cacao, café “si se aumenta eso, se mejora vivienda, vías, entre otros”. En su plan considera que la mayor inversión es hacia el campo, y por ende hay que aprender a producir.

Franklin de Jesús Restrepo Trejos, habitante de Quinchía y vicepresidente del colegio de árbitros de futbol de la localidad, dice: “este señor fue gerente del INDER hace tres años… le quedó duro administrar como gerente el INDER, ahora qué va a ser capaz de administrar, no tiene la capacidad suficiente para administrar un pueblo y por un movimiento que ni lo conocemos, ni tenemos representatividad a nivel nacional”.

En el 2008 fue nombrado gerente del INDER, donde su gestión ha sido objeto de  críticas. Baena atribuye la responsabilidad al ex alcalde y ahora jefe de campaña de Trejos, George Uribe, el cual según él desmontó la sobretasa deportiva dejando al INDER sin recursos, aparte de dejar las instalaciones en mal estado.

Trejos argumenta que tras la ausencia de la tasa deportiva se pueden gestionar los recursos con las multinacionales mineras, además con Coldeportes.

Carlos*, un habitante de Quinchía con alto conocimiento en política, dice “Eso no es disculpa, la sobretasa no puede ser la única estrategia de opción de apoyo al deporte del pueblo […] hay empresas que patrocinan eventos […] para mí fue un poquitico de falta de gestión”.

Baena ha sido cuestionado por no haber desarrollado correctamente su papel como gerente del INDER, según habitantes del municipio

Por otro lado, el financiamiento de su campaña está lleno de interrogantes. Al preguntarle al candidato cuánto valía su campaña dijo: “no se puede cuantificar. No. No… Usted tiene que rendir unos informes al Consejo electoral, yo decirle a usted que mi campaña va a costar X o Y plata  y después voy a rendir un informe al Consejo electoral sobre X o Y plata sería un irresponsable”. Sin embargo, al insistirle sobre cuánto ha gastado hasta  ahora en la campaña dijo: “yo no le voy a cuantificar, porque en estos momentos no sé”.

Sobre la financiación de los gastos que han surgido hasta ahora solo respondió que de unos amigos y se negó rotundamente a decir quiénes eran. Su jefe de campaña guardó silencio por más de 10 segundos y no quiso responder la misma pregunta.

Roberto Lema,  representante de la Federación Nacional de la Pequeña Minería y de  FENAPICOL (Federación Nacional de Apicultores de Colombia), comenta “es el pupilo aquí en Quinchía de Octavio Carmona […] entonces hay un antecedente que uno no se olvida”. No solo las personas del pueblo critican este apoyo político, también algunos candidatos, los cuales abiertamente más que criticar a Baena critican a Carmona. Este  lo sabe y manifiesta “Es que Octavio es bueno para ellos cuando él los ayuda a llevarlos a ellos a la alcaldía”. Asegurando que este ayudó a llegar a  la alcaldía a Ernesto Gómez, Gildardo Trejos, Gorge Uribe, Marta Mosquera y a la actual alcaldesa de Quinchía Alicia Palacio, la cual fue suspendida por la Procuraduría por inconsistencias en contratación pública.

El representante legal de la Cooperativa de Paneleros  de Quinchía, Antonio Arce, también  afirma “Carmona ha apoyado a todos los alcaldes que ha habido acá en Quinchía,  sino que los alcaldes se suben allá y le dan la espalda”.

Gildardo Trejos Vélez

Abogado, ex alcalde de Quinchía 2001 – 2003, y ahora candidato a la Alcaldía por el partido Liberal, apoyado políticamente por George Uribe, también ex alcalde de Quinchía, el cual es ahora su jefe de campaña y por Diego Patiño (ex representante a la Cámara y dos veces Gobernador de Risaralda y con algunos antecedentes). Según Trejos, él financia su campaña con sus propios recursos. Esta tiene un valor entre 60 y 70 millones de pesos aproximadamente.

Gildardo Trejos. Candidato a la Alcaldía de Quinchía, por el partido Liberal

Es recordado porque en septiembre del 2003, cuando era Alcalde y George Uribe candidato a la Alcaldía, fueron capturados en la Operación libertad, pagando dos años de prisión. Según Uribe “la Fiscalía en su resolución final tumbó todos los testigos y prácticamente manifestó que fue un concierto para delinquir del señor Ernesto Gómez (actual candidato a la alcaldía por el PIN) […] para él ser alcalde”.

El plan de gobierno del candidato liberal va orientado hacia tres ejes principales: la reorganización administrativa del municipio, la reorganización de la UMATA y brindar viabilidad a los proyectos productivos.

Franklin de Jesús describe a Gildardo cuando era alcalde: “era muy arrogante, era de las personas que se montaban en una caballo, y los escoltas atrás en una camioneta, y haciendo mala cara, y tirándole el caballo a la gente, eso no representa bien a un pueblo”

Rodrigo Lema dice que no tuvo la misma actitud, “la misma humildad, ni mismo carisma que tuvo en la campaña”. Agrega que Trejos trabaja con la trasnacional Anglogold Ashanti, una compañía con un lado oscuro y que pretende explotar oro en Quinchía (El lado oscuro de Anglogold Ashanti).

Quinchía, municipio codiciado por las multinacionales para explotar el oro en sus minas.

Al hablar de los demás candidatos a los cuales llama amigos, Trejos expresa: “Yo tengo más experiencia que ellos, claro, es evidente. Que yo he demostrado resultados, es evidente […] cualquiera de ellos es un ensayo.”

 Ernesto Gómez Espinosa

Ex alcalde por el partido de Unidad Liberal del municipio de Quinchía 1995 – 1997, y actualmente  candidato a la alcaldía por el partido PIN (Partido de Integración Nacional). Apoyado por el senador del PIN Carlos Arturo Quintero, quien el 28 de agosto donó los tres televisores que se rifaron entre los asistentes a una reunión política. Según Ernesto Gómez su campaña vale 20 millones de pesos. El PIN es el partido del polémico y detenido ex congresista Juan Carlos Martínez.

Ernesto Gómez, candidato por el partido del PIN

Gómez, junto con Neuridio Vinasco y William Batero, aspiraban a ser candidatos a la alcaldía por el partido de la U. En mayo del presente año se decidió el mecanismo de escogencia del candidato en un acto público en el teatro municipal de Quinchía, donde cada uno de los precandidatos juró ante aproximadamente 500 personas unir esfuerzos al ganador.

El mecanismo fue una encuesta la cual fue realizada por  el Grupo de Investigación Multivariado, GIEM, de la Universidad Tecnológica de Pereira, la cual arrojó como ganador a Vinasco. Gómez incumplió su palabra y buscó el aval por otro partido.

Carlos* afirma “es histórico en Quinchia, siempre el que pierde una consulta se va para otro bando o arma su propio toldo político”, agregando que si Neuridio hubiera perdido habría procedido igual.

En el 2000, Gómez Espinosa fue secuestrado por la guerrilla. Héctor*, fuente cercana al candidato, manifestó que otro candidato fue el responsable de esto. Agregó que la guerrilla le dijo a Gómez “usted no tiene problema con nosotros, usted está aquí unos diítas, es una cuestión política, pero usted tranquilo que no le va a  pasar nada, y lo soltaron faltando dos días para las elecciones”.

Ante los rumores por supuesto apoyo paramilitar a su campaña se defiende asegurando que transita libremente, sin importar la hora, por zonas guerrilleras, lo cual según él no podría hacerlo si tuviera relación con este grupo armado.

Para Rodrigo Lema, Ernesto Gómez en la parte social no fue muy comprometido. “Nunca pudimos contar con su apoyo, su trabajo fue al servicio de obras de cemento, y un municipio no es de obras de cemento”.

Neuridio Vinasco Marín

Ex alcalde, economista industrial de la Universidad Católica Popular de Risaralda (hoy UCP) y tiene especializaciones en Gerencia en sistema de salud en la Universidad Tecnológica de Pereira, alta gerencia y desarrollo deportivo en la Fundación Universitaria del Área Andina., y ahora candidato  a la alcaldía del municipio de Quinchía por el partido de la U (Partido Social de Unidad Nacional).

Neuridio Vinasco Marín, canditado por el partido de la U.

Reconocido ante los quinchianos por el éxito de la gestión en recursos para el hospital Nazareth y así mismo la buena gerencia que hizo del mismo durante la alcaldía de Gildardo Trejos. Vinasco no faltó ningún sábado de visitas cuando el Alcalde estuvo en la prisión y hasta le ayudaba económicamente para algunos de los gastos que tenía en la cárcel.

“Fue gestor del proyecto del hospital que hoy tenemos”, dice Lema. Sin embargo, Trejos alega que ese resultado está mal asignado, pues fue él quien gestionó la plata. George Alberto Uribe dice “uno coger un hospital con recursos es muy fácil, es muy fácil porque Gildardo Trejos le entregó recursos”.

 

Barney Antonio Ibarra Arias

Aspiró por primera vez a la alcaldía por el partido liberal en el periodo 2008 – 2011. Ahora se lanza como candidato  por Cambio Radical.

“Estamos ya en una época de conversaciones para definir una candidatura”, dijo Ibarra, quien vuelve a aspirar en Quinchía con más impulso para llegar a la Administración Municipal, pues en las pasadas elecciones perdió por 400 votos. Antonio Arce comenta que aunque ha escuchado que es buen candidato, no  ha tenido contacto con el gremio panelero.

Barney Ibarra, candidato por el partido de Cambio Radical.

“Que pecado de él, aaaaah el muchacho. Lo sacaron biche a una candidatura, y le subieron el ego de Alcalde, y se creyó que tiene los 5.000 votos”, comenta Baena, quien además cree que le falta humildad política.

Barney ha aspirado varias veces a la Alcaldía. “Tiene buen apoyo económico, primero lo apoya el candidato a la Gobernación Carlos Alberto Botero, un amigo que es el candidato al Concejo de Pereira Peterson  Lopera, y Octavio Restrepo, que es el dueño de la emisora romántica  FM del 91.1 de Quinchia, dice Gómez.

Elizabeth Taborda Guevara

Candidata a la alcaldía por el partido ASI (Alianza Social Indígena). Nacida en Quinchía. Es  abogada de profesión.

Según Horacio Ladino Bartolo, mejor conocido como “Crespo”,  aspirante al Concejo por el MIO, la candidata está presionando a los indígenas para que voten por ella: “cuando uno se crea como líder, pero no está dentro de lo que ellos dicen, uno no sirve”. Además califica como injusta “la manera como presionan las comunidades, las presionan diciendo; bueno, si ustedes se van a ir con otro candidato de otro partido les quitamos familias en acción, les quitamos la tercera edad, les quitamos el carnet, entonces esa presión es la que  a mí no me gusta”.

Elizabeth Taborda Guevara, candidata por el partido ASI

En una ocasión sacaron a la familia de este indígena de una vereda por su participación en el partido MIO. Según Horacio, a él y a su familia los sacaron del censo poblacional indígena, pero manifiesta que se siente orgulloso: “ante el ministerio del Interior yo estoy reconocido como indígena”. Para pertenecer al censo tendría que estar apoyando a la candidata Elizabeth, pero esto para él es “una manipulación”. “Le dicen a la comunidad que si usted no va al desfile de la candidata, aténgase a las consecuencias”.

El nuevo que no deja huella en la política

Jairo de Jesús Peláez Trejos es el candidato aspirante a la alcaldía por el movimiento AICO (Movimiento  de Autoridades Indígenas de Colombia). Casi nadie lo conoce, ni siquiera las personas más cercanas al campo político del municipio. Hector* afirma que apenas lo conoció hace veinte días y opina  que esta participación política es más por una necesidad de ser reconocido.

La venta de panela al aire libre en la plaza, o en una oficina; así como hace Antonio Arce

El representante de los paneleros, Antonio Arce, opina que son personas que “están y desapareven del pueblo”. Llegan a la política pero no se les ve el interés. Partidos como AICO no tienen tanta representatividad en este municipio.

El tema minero: punto clave

¿Aprueba o desaprueba las trasnacionales mineras en Quinchía?, ¿respalda la colaboración económica de estas empresas?,  ¿respalda la exploración o la explotación? Son preguntas para cuyas respuestas los candidatos dan sus argumentos, que aunque diferentes coinciden en que solo apoyarían una exploración del subsuelo, excepto el candidato por  el partido Liberal, el cual apoya la explotación, lo que aviva más el rumor sobre que recibe ayuda económica por parte del sector minero.

La obra que se lleva a cabo empezando la plaza con el cambio de redes y acueductos de alcaltarillados

El representante de la Federación Nacional de la Pequeña Minería y de  FENAPICOL (Federación Nacional de Apicultores de Colombia), Roberto Lema, dice que la mayoría de su gremio está apoyando al candidato por el partido Cambio Radical Barney Ibarra, aunque  inicialmente este grupo pensó en la representante indígena Elizabeth Taborda, pero dice: “lamentablemente en un comunicado que ella sacó de su programa de gobierno, manifestó que había que hacer acercamiento a las transnacionales para traer programas sociales al municipio”.

Lema dice que partidos como la U o el Liberal, “los que hoy tienen el poder, han estado más al servicio del monopolio que de la pequeña población”. Él  está en desacuerdo con las multinacionales ya que las considera parte de ese monopolio.

Proyecto que gestiona Alcandesa, Alicia Palacio

El jefe de campaña de Gildardo Trejos, Jorge Uribe, deja en claro que apoyan la minería social y ambientalmente responsable: “nosotros las apoyamos porque ya vivimos el debate; yo siendo alcalde viví el debate del sí y del no […] donde  ciertos sectores no querían pero que al final se dieron cuenta de que era una inversión benéfica para el municipio. Además porque lo que están haciendo no es explotación, es exploración […] están generando 700 empleos… están moviendo toda una economía local”.

Jorge Uribe agrega que el tema de la minería ahora en temporada electoral se presta para  fines políticos, como en el caso del candidato de la U, Neuridio Vinasco, que según él realizó un foro el día 10 de septiembre con el fin de conseguir votos, afirmando pues de que este es un tema coyuntural y de momento ya que cuando pasan las elecciones estos se  olvidan del tema.

Para el candidato por el partido Liberal, Gildardo Trejos, “las multinacionales que hacen presencia han cumplido con los requisitos, aunque el Alcalde puede ejercer control, vigilancia”. Además, para él, la labor que en estos momentos hacen es de “exploración y posteriormente si es rentable para ellos harán explotación, con responsabilidad social y ambiental”. Trejos apoya a las multinacionales.

Jonn Jairo Baena Arce, candidato por el partido MIO, dejó claro que no importa lo que las personas piensen, cuando es rentable para el Estado la explotación de recursos, esta se lleva a cabo: “el Estado es el que da los permisos […] si ellos vienen y hacen su exploración, si hay oro o lo que están buscando y para ellos es rentable y para el Estado es rentable, pues lo van a hacer, piensen lo que piensen nuestros campesinos, nuestros dirigentes políticos… si hay petróleo lo sacan, si hay cobalto lo sacan, si hay oro lo sacan”. Deja claro que él no apoya a ninguna empresa minera. Según él, solo apoya a su pueblo.

Dice Baena sobre el valor economico de la campaña; “Y no se puede cuantificar, no, y no”

El candidato por el PIN, Ernesto Gómez, aunque no deja claro si apoya a las trasnacionales mineras, sí se evidencia su agrado por ellas: “que entren no es problema, el problema es que no los dejen hacer lo que ellos quieran […] hay que anotar que las regiones donde están trabajando estos mineros está progresando mucho […] las escuelas se las tienen bonitas, les están colaborando a la gente… hasta lo escenarios deportivos los tienen iluminados”.  Agrega  “lo que se haga bien hay que apoyarlo, desde que venga  a favor de Quinchia”.  Es clave  anotar que el presidente de los mineros, Gregorio Bueno, apoya  a este candidato, además de aspirar al Concejo por este mismo partido.

*Las fuentes pidieron reserva de su identidad

En La Celia el olvido no llega

“El Municipio de La Celia, un pueblo diminuto que se desangró en la época de la violencia”, escribía hace 25 años Germán Castro Caycedo. En la actual contienda, un candidato ha sido amenazado.

 Luisa Fernanda Duarte Arcos: luisitad28@hotmail.com

Brenda Nathalia Rincón Romero: aussiemanzi@hotmail.com

La Celia, un municipio del Departamento del Risaralda, considerado como uno de los caficultores más grandes de la región y rico en el sector pecuario, cuenta con 8.657 habitantes, distribuidos en 26 veredas y el corregimiento de Patio Bonito.

Panorámica del municipio de la Celia

Cabe destacar que los habitantes de La Celia son personas poco participativas en las actividades de interés político. Por ejemplo, no les importa quién gane o quién haga uso de los recursos del municipio y son ajenos a las irregularidades que se presentan en la región por parte de los mandatarios.

Conocido como un municipio netamente conservador, donde la política fue protagonista de muchas muertes por defender sus ideologías entre conservadores y liberales, entre ellos muchos inocentes.

Tal vez por estos días, en todos los municipios de Colombia, se verán muchas familias beneficiadas, algunos de los que aspiran a un gobierno están tras el ojo de éstas para prometer que harán caso a sus necesidades y se muestran amables y transparentes.

La administración actual del Municipio está en manos de Jhon Jairo Soto Hurtado, elegido por Colombia Democrática, partido involucrado en el escándalo de la parapolítica y con varios de sus congresistas enjuiciados. Durante su periodo lo que más resaltan los habitantes y uno de sus posibles sucesores, es el buen uso de los recursos económicos que implementó en las vías del municipio para su mejoramiento. “Para uno salir, las vías eran de difícil acceso”, expresa Jaime Cardona, habitante celianés. En ese entonces, cuando existía en este lugar el problema de vías, especialmente en temporada de lluvia, los campesinos en medio de su desespero proponen conformar un grupo de trabajadores, dispuestos a cooperar para la pavimentación de ésta, pero aún así no fueron escuchados.

Candidatos con pasado

La Celia cuenta con tres candidatos a la Alcaldía, de los cuales dos ya han sido electos como alcaldes en anteriores oportunidades, ellos son: Pablo Antonio Loaiza Zapata por el Partido Verde, Luz Myriam Ramirez Cadavid por el Partido Conservador, Cambio Radical y ASI (Alianza Social Independiente) y Angelo Enrique Giraldo García, por el Partido de la U; sus planes de gobierno van enfatizados en miras en la educación, salud y el área rural.

Pablo Antonio Loaiza Zapata ejerció su cargo como Alcalde durante 2001-2003 y nuevamente decide intentarlo dándole un nuevo giro a su plan de gobierno, pero reforzando lo que quedó inconcluso en su anterior administración. Su campaña se ha visto muy criticada por la falta de publicidad en las calles del pueblo, aunque los mismos habitantes no se enteren que él también es un candidato, reitera que la gente lo conoce por su buen  trabajo y desempeño en su pasada administración. Loaiza Zapata fue inhabilitado en el 2006 por un término de 3 meses por un proceso disciplinario, aunque añade que “cualquier funcionario público se ve en vuelto en errores de tipo administrativos y estos ocasionan algunos procesos jurídicos”. Critica la nutrida propaganda de sus contendores y la imponencia de los afiches y pendones, destaca la importancia de saber votar por quienes muestren buenas propuestas que velen por la necesidad de la comunidad.

Su sucesora, Luz Myriam Ramírez Cadavid, que ejerció como Alcaldesa durante 2004-2007 y quien nuevamente se lanza para ser re-elegida, decide hacer coalición con Cambio Radical y ASI, siendo ésta perteneciente al partido Conservador. Según Luz Myriam, debido a las nuevas reformas políticas y por estrategia para el desarrollo del municipio, todos se comprometieron a apoyarla y así mismo trabajar en equipo, en conjunto con los diferentes candidatos al Congreso pertenecientes a los partidos que hacen parte de la coalición.

También presenta una sanción por emplear mal los recursos económicos en un proceso de infraestructura en el corregimiento de Patio Bonito, donde se construiría un acueducto el cual le pudiera posibilitar agua potable a sus habitantes. En ese entonces la Gobernación estaba a cargo de Carlos Alberto Botero, quien aportó la suma de cincuenta millones de pesos avalando dicha construcción. La inversión total de este acueducto fue de ciento cuarenta millones de pesos y que al parecer no sirvió para aliviar el problema de agua potable que tiene esta zona, y por causa de la ola invernal la construcción que se había llevado a cabo no cumplió con las expectativas.

“De no haber sido viable el proyecto, la Gobernación no invierte un solo peso en la ejecución de ese proyecto”, según Luz Myriam Ramirez. Agrega que ese plan quedó inconcluso por el cambio de administración, señala también que en su administración hizo cosas positivas por La Celia, por tratar de reconstruir la historia del municipio.

 Su objetivo en el campo de la salud es tratar de mejorar la atención al usuario reduciendo las largas filas, ampliando los horarios y suplir la falta de especialistas para seguir adelantando los proyectos en cada área de ocupación.

La actuación por la cual fue inhabilitada Ramírez fue por no haber hecho pública una contratación de un servicio de un autobús escolar de manera directa, sin licitación previa. Aclara que los recursos fueron empleados de forma correcta y por menor valor a la anterior administración de Loaiza Zapata.

Candidato amenazado

Por último el candidato Angelo Enrique Giraldo García, considerado por los habitantes como el hijo de La Celia, donde por más de diecisiete años trabajó en el Hospital San José, desde portero hasta lograr puestos en el área comercial. Es considerado por la comunidad como una de las personas más consagradas en facilitarle un buen servicio al municipio en el área de la Salud. Angelo Enrique no ha se ha visto vinculado en alguna campaña política y por ser su primera vez debutando ante la comunidad, ha tenido una buena acogida, al ser calificado como la mejor opción para encaminar al municipio de La Celia al progreso y el desarrollo.

Angelo sufrió un atentado el pasado mes de junio, cuando se encontraba por la vereda San Eugenio haciendo campaña con su equipo de trabajo. Allí fueron interceptados por dos hombres armados en una moto y lo amenazaron, advirtiéndole que debía desertar de la campaña. Esta no había sido la primera vez que lo amenazaban, pues ocho meses antes había recibido amenazas a través de mensajes de texto.

Francisco Orozco, un habitante celianés, denuncia los diversos ataques en contra de la campaña de Angelo y los sabotajes y rumores a los que se han visto expuestos con el fin de degradar la imagen del candidato y a su vez toman como blanco al Hospital San José por haber ejercido su cargo allá. Se expone también una conspiración por parte de la campaña de Luz Myriam para que en el momento en el que ella asuma la Alcaldía, haya un cambio en el personal en todo el hospital, hecho que preocupa a los trabajadores que ejercen diferentes cargos allí..

Además de la posible vinculación de uno de los dos candidatos en las amenazas a Angelo Enrique, Orozco argumenta que Pablo Loaiza está esperando la inhabilidad de Luz Myriam Ramírez, para obtener los votos de ella y poder ser competencia de Angelo, ya que ella enfrenta un proceso penal en curso por estafa e irregularidad en los manejos de los recursos, en la compra de un lote que adquirió por la suma de setenta y cinco millones de pesos, pero que al parecer en la contabilidad hay un desfalco por trescientos cuarenta millones, los cuales ahora reclama el anterior dueño del predio.

Angelo Enrique propone hacer énfasis en la salud, educación y agricultura, como medio de desarrollo más viable para La Celia, también se queja por las innumerables agresiones que ha sufrido el equipo de campaña, especialmente durante sus marchas, donde hasta los niños han sido las víctimas.

Finca de uno de los habitantes de la Celia

Los habitantes de La Celia son personas tranquilas, muy de su pueblo y su gente, condenados a una historia sangrienta y deplorable que torna compleja la elección de buenos mandatarios para la región. Esto hace alusión a todas las contrariedades que sufrieron hace 25 años, cuando entre godos y liberales morían por sus pensamientos y corrientes políticas;  la historia que enmarca este pequeño municipio trata de dejar atrás un pasado violento que para nada le interesa.

Brechas entre la minería legal e ilegal

Por: Steven Morales Palacio

De las entrañas de Marmato –Caldas-, los mineros artesanales han sacado oro desde antes de la llegada de los españoles a América. Vivieron de la montaña los Catarma, ancestros del pueblo Embera, los alemanes de apellido Ritcher y Gartner, junto con ingleses y mestizos. En la actualidad los marmateños siguen ahí, pero son considerados como criminales.

Foto Rodrigo Grajales

Los ilegales

La criminalización de la minería artesanal en Marmato y el resto del país, se da con la llegada del nuevo Código de minas y las multinacionales, pues sólo se habla en este de una minería a gran escala. Las políticas que implicaron la privatización de las empresas mineras del estado (Minercol) y por ende de la legislación minera (Código de minas), son el resultado de las exigencias del Banco Mundial al gobierno del presidente Andrés Pastrana. Colombia tenía que reformar su legislación minera para acceder a una pausa en el pago de la deuda externa y además debía convertirse en un gran exportador de recursos mineros energéticos.

Uno de los consultores en la construcción de la ley 685 de minas, fue la firma Martínez Córdoba & Abogados Asociados, quienes al mismo tiempo figuraban como abogados de la multinacional AngloGold Ashanti.  

Foto Rodrigo Grajales

A los mineros tradicionales/ilegales se les juzga por la informalidad, los daños que causan al medio ambiente, la deficiente situación técnica en que trabajan, los bajos rendimientos económicos y los problemas de orden público en las zonas de explotación.

Para que un minero obtenga un título debe de hacer primero la solicitud de concesión ante el Ministerio de Minas y Energía (Ingeominas). En la solicitud debe de adjuntar un Polígono, un Plan de Trabajo y Obras y un Plan de Manejo Ambiental. El valor de estos estudios para la zona de reserva especial de 585 hectáreas en Quinchía –Risaralda- fue de 780 millones de pesos. Según las Naciones Unidas, el PIB per cápita por habitante en este municipio, no supera los dos dólares al día.

Si los mineros de Marmato presentaran la solicitud de concesión por una zona de 1.198 hectáreas, como la que tramitó la Medoro Resources, los estudios costarían alrededor de 1500 millones de pesos, por lo cual surgen algunas preguntas. ¿Pueden los colombianos acceder a un título minero?, ¿está a su alcance económico?

Cuentan los marmateños y quinchieños, que la agilidad en los trámites de concesión es mayor cuando los solicita una multinacional. En el 2001 se presentó la solicitud de concesión para la zona de reserva especial en Quinchía y a la fecha 2011 solo se ha decretado que los mineros de la zona tienen derecho a realizar estudios geológicos, aún siguen esperando el permiso para poder explotar la zona.

El impacto ambiental

Siguiéndole el rastro a los males que se le endilgan a la minería tradicional, los mineros de Marmato son acusados de daños al medio ambiente, ya que han contaminado una parte considerable de los afluentes de agua con cianuro y mercurio, pero en comparación con el impacto ambiental que podría generar la explotación a cielo abierto que pretende la Medoro Resources en Marmato, la situación se matiza.

Para extraer las 283 toneladas de oro que están bajo el suelo de Marmato, se necesitan alrededor de nueve millones de barriles de cianuro y una cantidad considerable de agua, pues por un gramo de oro se necesitan 1.000 litros del líquido por segundo.

Foto Rodrigo Grajales

Pero esto no solo pasa en Marmato, una situación parecida se vive en el centro del Tolima, en donde la AngloGold Ashanti, con su proyecto de minería a cielo abierto, podría contaminar las aguas de la quebrada La Colosa con cianuro y las reservas subterráneas de agua con metales pesados como cromo, plomo, arsénico y cadmio, todos ellos nocivos para la salud. Las quebradas La Colosa y La Arenosa entregan su agua al río Bermellón y este se conecta con el río Coello, que abastece a cinco municipios y a la despensa agrícola del Tolima, en donde se irrigan  25.200 hectáreas de arroz y se surten 2.000 industrias agrícolas con las aguas del Coello, con lo cual se verían comprometidas por la contaminación con cianuro.

Los responsables

El gobierno aún no se ha manifestado frente al impacto ambiental producto de la gran minería, sólo ha hablado de la “locomotora minera” y sus beneficios.

La última noticia giró en torno al nombramiento de Frank Pearl –que no tiene experiencia en temas ambientales- como Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible. Pearl antes se había desempeñado como consultor asociado de la compañía McKinsey & Co, que asesora a industrias petroleras y mineras entre otros.

Designar a Pearl como ministro, muestra la cercanía que hay entre gobierno y el sector privado, pero esto no es nuevo. La ex ministra de Cultura y Relaciones Exteriores María Consuelo Araújo, es ahora la presidenta de la Minera Gran Colombia Gold; el sobrino del presidente Juan Manuel Santos -Juan Carlos Santos- es el gerente corporativo de la Medoro Resources -relacionada con Pacific Rubiales- y Jorge Alberto Uribe, ex alcalde de Quinchia, trabaja desde el 2008 para la AngloGold Ashanti.

Foto Rodrigo Grajales

Las responsabilidades del gobierno no paran ahí, este ha seguido archivando las solicitudes de concesión hechas por los pequeños mineros y ha contribuido a hacer más precaria la minería artesanal, pues en Marmato y Quinchía ha vetado la venta del explosivo Indumil, lo que ha llevado a los mineros a recurrir a una mezcla de anfo y pólvora, que es sumamente peligrosa según ellos. Quizá la prohibición del Indumil tenga que ver con las “presiones del gobierno que ayudan”, como lo cuenta Juan Carlos Santos.

Zonas de conflicto

El futuro de los mineros artesanales es incierto. La exploración que venía desarrollando la Batero Gold en las montañas de Quinchía ha pasado a su siguiente fase, la de explotación; un caso parecido vive  Marmato, que ahora parece un gran complejo industrial, con piscinas de oxidación e infraestructura para la extracción de minerales.

Estas zonas van a entrar en disputa. En Marmato ya se han presentado algunos desalojos en las minas y problemas de orden público. Hace poco fue asesinado José Reinel Restrepo, párroco del municipio que pertenecía al Comité Cívico Prodefensa de Marmato, que rechaza la explotación de oro a cielo abierto. Su muerte aún sigue siendo un misterio.

Las lógicas del conflicto colombiano, muestran que de la mano con los megaproyectos vienen los problemas de orden público. La población es sometida a una gran presión por parte del gobierno y los grupos al margen de la ley. Hay hechos puntuales como el de la represa de Urra, en donde hubo intervención de grupos paramilitares para facilitar su construcción y el caso de Tabaco en la Guajira, comunidad que fue desalojada por el gobierno –de manera ilegal-, para abrirle paso a la explotación carbonífera del Cerrejón.

Por último, es verdad que con los dineros de la minería ilegal se están financiando los grupos al margen de la ley. Lo que no se debe olvidar es que las empresas petroleras –legales- también han financiado estos grupos pero de forma indirecta pagando las vacunas.

Foto Rodrigo Grajales