Zonas de invasión: una mina de “oro” para los políticos

En Pereira ya es común ver las invasiones como pequeños barrios, donde se gesta una problemática social que no es conocida por muchos pero que sin lugar a dudas es aprovechada por unos cuantos políticos que hacen de estos lugares los más apropiados para ganar votos.

Por: Daniela Londoño Jaramillo:  danielasep3@hotmail.com                                                  

“Palabras, palabras, palabras, palabras, palabras tan solo palabras hay entre los dos…”, con esta canción de Pimpinela, Omayra Ocampo habitante de la zona de invasión Caracol la Curva, narra en qué ha quedado cada una de las promesas hechas por algunos políticos cuando están en campaña. Según ella, desde el tiempo que lleva viviendo en ésta zona solo un político ha cumplido con lo dicho, esto fue cuando se le realizó a algunos niños del sector la primera comunión.

 Omayra no es la única que ha perdido la credibilidad hacia los políticos, pues junto a ella son muchas las personas de diferentes zonas de invasión que narran la misma historia; sin embargo, estas zonas siguen siendo las más vulnerables de la ciudad, ya que la escases de recursos económicos, es aprovechada por algunos políticos mientras realizan su campaña pre-electoral, prometiendo cambios que jamás son llevados a cabo.

Caracol la Curva, una zona de alto riesgo para las personas que viven allí

Según la oficina de control físico dela Alcaldía, en la ciudad de Pereira hay por lo menos veinte zonas de invasión, de las cuales se destacan, por el alto riesgo que representa para las personas que allí viven, algunos sectores de Samaria uno y dos, El Danubio, Monserrate, Veracruz,La Platanera,La Dulcera,La Platanerade Cuba, El Dorado, El Rocío bajo, José Ilario López, Bosques de Otún, Cachipay parte baja, Salazar Robledo, El Plumón bajo, Brisas del Otún yLa Laguna.

 Todas estas zonas de invasión han sido víctimas de los políticos que prometen y no cumplen, tal es el  caso del Rocío bajo, una zona no muy grande de la ciudad, cuyos habitantes creyeron en las propuestas hechas por el actual presidente del Concejo de Pereira Peterson Lopera, quién recibió por parte de la localidad 120 votos en las urnas de las pasadas elecciones. Según datos dela RegistraduríaNacional, Lopera alcanzo el cargo  con 3.876 votos. ”Con esperanza de que Peterson nos ayudara, nosotros le colaboramos con votos que conseguimos dentro de la comunidad, él dijo que nos iba ayudar para unas clases de pintura a las madres del sector y también con algunos trabajos, pero lo que cumplió lo cumplió a medias, ya que  las clases de pintura solo duraron 3 clases o sea que no duraron el tiempo suficiente para aprender algo y no nos dimos cuenta que  había sucedido con las clases, y de los trabajos tampoco se supo nada,  pues la verdad ellos solo cumplen cuando están en campaña.” comenta Zulma Pulgarín, habitante del sector.

 “Los diferentes políticos que han venido acá solo prometen y hacen algo cuando están en campaña y después de que ya están posicionados, se olvidan de nosotros y no vuelven”, relata Ana Berta Villa, habitante del Rocío Bajo. Con este tipo de situaciones los habitantes de zonas de invasión ya no creen en los políticos. A pesar de las quejas, los votos continúan siendo una muestra de apoyo a la corrupción, pues aunque los habitantes están a punto de perder la esperanza, cada vez que hay campaña política la alimentan con la fe de que el próximo será quien realmente  les ayude y es por esta razón que siguen votando sobre los cadáveres de las promesas.                                                                                                                                                                                           Contario a lo que dicen los habitantes del Rocío bajo, Peterson Lopera no recuerda haber prometido clases de pintura a las madres de esta zona y tampoco algún trabajo, ¿Entonces que hay detrás de estas versiones?

Habitantes del Rocío Bajo construyendo casas que las fuertes lluvias destruyeron

Carlos Crosthwaite, dice que para los políticos de la ciudad se ha convertido en tradición hacer politiquería y prometer cosas que no se cumplen, para él, esto es un acto incorrecto, sin embargo agrega  que “políticos como Ancizar Duque Diputado dela Asambleay Octavio Carmona del Partido Alternativa Liberal son promotores del viviendismo”, asunto que apunta a mejoras de vivienda, dotando a familias de terrenos para su re-ubicación, lo cual representa una ayuda significativa. Esta propuesta ha impulsado a los políticos a ganar campañas, es el caso de Ancizar Duque quien obtuvo el cargo de Diputado ala Asambleacon 5993 votos, segúnla Registraduría Nacional.

 La carencia de recursos económicos se hace visible en las zonas de invasión,  debido  a la escasez de los servicios públicos básicos; como lo son el servicio sanitario, las escuelas, puestos de salud, parques y demás, situación que pone en riesgo su calidad de vida.

 “Los políticos que incitan a las personas a invadir no piensan en el riesgo en el que están colocando a la gente, ya que en la mayoría de los casos las zonas que se invaden no son seguras y tienen problemas geotécnicos e hidrológicos” asegurala Oficina Municipalparala Prevencióny Atención de Desastres , entidad que se mantiene en permanente contacto con los que viven en estos lugares, quienes además le hacen un constante monitoreo a las condiciones de estas zonas y tratan de concienciar a las personas de que estos lugares no son aptos para vivir planteándoles que se reubiquen. La nueva administración del municipio de Pereira está creando zonas de reubicación como el Remansó y otros terrenos,  para que estas personas tengan un lugar seguro donde vivir. El proceso de reubicación que se está liderando se torna lento, debido a la poca conciencia del peligro que estas viviendas representan.

 A pesar de que el control físico se encarga de la revisión urbanística de la ciudad y no permite la creación de nuevas invasiones, estas se siguen propagando por todo Pereira. Es por esta razón que en muchos de los casos les toca demoler casas que están fuera de norma y cuando están fuera de ella, se les hace un seguimiento para llevarlas a un proceso legal.

 Para los candidatos políticos esto puede ser un negocio, pero para el comunero Víctor Manuel Arango, lo que hacen los políticos en campaña son “pañitos de agua tibia” ya que estas supuestas ayudas no son ni la mitad de lo que se necesita en estos lugares. Según Arango, en la administración a cargo de Juan Manuel Arango se hizo mejoramiento en redes para algunas zonas y también convenios para los pagos de servicios  públicos. Al respecto Zulma Pulgarín comenta que esa administración estuvo más comprometida con ellos que la actual a cargo de Israel Londoño, quien no ha prestado tantas ayudas como lo hizo en su época Arango. No obstante, estas versiones varían entre los habitantes de las zonas de invasión.

 Según el director dela Oficina Municipalparala Prevencióny Atención de Desastres, Leandro Jaramillo, Pereira es una ciudad que cuenta con una población de 421.648 habitantes,  con un promedio de 5.2 habitantes por vivienda en zonas de invasión. A pesar de esto, Pereira sigue siendo vista como una ciudad en desarrollo, donde la inversión comercial tiene futuro, pero cuyas condiciones sociales en los menos favorecidos no son subsanadas por las políticas municipales.

La otra cara de la moneda de la ciudad

“Gracias a la politiquería y a muchas de las promesas por parte de algunos políticos esto se ha convertido en un negocio, ya que las personas que invaden terrenos se pueden mantener en estas zonas, a cambio de seguir votando por ellos, y son varios los políticos que se han consolidado en el poder gracias a este tipo de campañas”, dice Atilano córdoba ex Diputado.

 El hecho de que ésta manera de hacer política lleve tantos años, se debe a que los administrativos de la ciudad se siguen haciendo los de la “vista gorda” o llevan a cabo los proyectos a medias y pretenden tapar con facilismo toda esta gran problemática que se esconde detrás del fenómeno de las zonas de invasión; lugares que se han convertido en una lluvia de votos que benefician solo a funcionarios del sector privado y público.

Megaproyectos tienen en la mira a Mistrató.

Por: Juan Manuel Taborda Acebedo: djjuan2006@hotmail.com

Sandra Cristina Giraldo Santiago: sandris8820@hotmail.com

En el resurgimiento de las potencias asiáticas, el Pacífico colombiano juega un papel muy importante.

La construcción de una vía que conecte importantes zonas del centro del país como el Eje cafetero y el pacífico colombiano, entre otras, no es un proyecto nuevo. Este tiene sus inicios con la Ley 121 de 1959 e inclusive con estudios y análisis elaborados desde 1880.

En el recuadro se ve enmarcada la zona de la región que está en medio del interior y el Choco, unión que se pretende hacer entre estos dos extremos

La ejecución de un proyecto que posibilite la comunicación vial entre los países suramericanos, es un objetivo que inicialmente se pensó a través de un ferrocarril, pero esta idea fue eliminada en 1923 en una conferencia internacional americana que se realizó en Santiago de Chile, donde se optó por la construcción de carreteras.

 Esto no es solo buscar el tan mencionado y diversificado desarrollo a partir del cemento. Tiene otras connotaciones que requieren análisis, como la relación con el TLC, a quién le corresponde la inversión de capital y la administración de estos proyectos y su relación con el manejo del tema en la política.

 El propósito central es lograr una salida más cercana al Océano Pacífico para el Centro-Occidente del país, con el objetivo de aprovechar la riqueza costera y  desarrollar importantes intercambios comerciales. Este proyecto se ha ejecutado a lo largo del tiempo por etapas. En el caso de Risaralda sus municipios más involucrados son Pueblo Rico y Mistrató, con este último, el resguardo indígena Embera en la zona San Antonio del Chamí.

Quedan así dos opciones carretéables hasta Santa Cecilia, una por Mistrató y otra por Pueblo Rico, las cuales convergen allí para luego continuar una sola vía de Santa Cecilia  hasta Tadó y toda la Costa Pacífica.

Además, la carretera sólo es una parte de un grupo de megaproyectos que incluyen, entre otros, la implementación del Puerto de Tribugá en Nuquí, (Chocó) y uno menos mencionado que pretende competir contra el canal de Panamá, y es un canal interoceánico uniendo el río Atrato y el río Truandó,  el primero desemboca en el Atlántico y el segundo en el Pacífico.

Todas esas propuestas preocupan algunas zonas del Chocó, máxima fuente biogeográfica del país y entre las primeras del mundo. Este es un proyecto que tiene impactos económicos, sociales y ambientales; con múltiples actores involucrados de diversas formas; Estados Unidos, China, Europa, gobiernos locales, empresas privadas, dirigentes sociales y pobladores en general.

 A raíz  de todo el potencial comercial que han venido desarrollando todos los países del pacífico asiático y todo el proceso de globalización, el país se encuentra en una era de inserción comercial en el mundo, en la época contemporánea. Las potencias mundiales han estado interesadas en invertir grandes capitales en las zonas del pacífico y eso explica el problema del desplazamiento forzado hoy en Colombia y fundamentalmente en las poblaciones afros de la nación.

 Con relación a lo anterior Iván Vergara vicepresidente del Movimiento Nacional Cimarrón afirma que “Nuestro país ha venido entregando a grandes capitalistas transnacionales recursos naturales y la entrega de estos recursos naturales pasa  por la extracción de los mismos que implica establecer grandes transacciones carretéales que permitan  conectar el Pacifico con el interior del país  y con barias regiones del país terrestre y poder llevar los productos a los puertos que se están creando”

La principal motivación, entre muchas otras gira en torno al denominado –desarrollo-, un fenómeno que ha sido causa y efecto de múltiples acciones sociales.

Las vías de comunicación implican aspectos del desarrollo, dependiendo del aspecto de desarrollo que se posea,  “Las carreteras deben solucionar problemas, en este caso abastecimiento de alimentos, intercambios comerciales; intercambios incluso culturales y deportivos, entre las mismas comunidades acortan distancias a comunidades de otros departamentos como Antioquia, Caldas E interior del país” afirma el director de la Umata (Unidad Municipal de Atención Agropecuaria) de Mistrató, Henry Rincón.

Históricamente se ha demostrado que es simplemente necesidad de analizar y estudiar más las cosas, sin dejarse llevar por la inmediatez o el encantamiento temporal, o los propósitos particulares. Colombia necesita pensar a futuro, con autonomía y criterio, con unión y acuerdos interculturales. Sin repetir errores como los cometidos años pasados  ejemplo de ello lo acontecido con Panamá y su canal.

Para las personas que no están de acuerdo con la manera como se está llevando a cabo estos proyectos basados en el ideal de desarrollo. Ya que para ellos un desarrollo económico debe ir acompañado del ambiental y social, es necesario que por el desarrollo no estropeen los recursos naturales porque en esos términos no se podría considerar que hay un avance así los ingresos se incrementen.

Muchas de estas personas como el docente Diego Ceballos, investigador de la Universidad Libre de Pereira consideran que “la construcción de una vía férrea sería lo apropiado tanto para la biodiversidad del país como también para factores económicos, sociales, culturales y consolidación de un desarrollo apropiado. El problema es que hay otros interesados como la mafia del transporte quienes obviamente buscan la consolidación de la carretera”.

Ambientalistas y opositores se preguntan por los niveles de afectación a la fauna, flora y ecosistemas, además por los posibles perjuicios o beneficios que puedan sufrir los pobladores más cercanos a la carretera al mar Pacífico, como lo son los afrocolombianos y los indígenas.

A lo largo del tiempo, los indígenas por su parte han dicho que se les debe reconocer  como una entidad diferente al campesino, consolidando un fuero jurídico especial para ellos, y reconocimiento tanto de sus territorios como de ellos.

Este es un pueblo normal que no tiene un imaginario concreto de desarrollo y tampoco total conocimiento de sus fortalezas.

Finalmente esos espacios territoriales fueron reconocidos, pero hoy en día estos ya están pequeños, la población ha crecido, lo que implica también otros cambios.

 Se han venido realizando amenazas contra las comunidades indígenas para apoderarse de sus territorios y así explotar riquezas naturales de estas culturas como menciona Alberto Guazorna integrante del CRIR (Consejo Regional Indígena de Risaralda) “Pero lo más preocupante es que la violencia que se desata contra nuestro pueblo busca abrirle paso a los megaproyectos y a la explotación minera en nuestro territorio, en los municipios, Mistrató y Pueblo Rico. Proyectos que se entregan en concesión por el Gobierno nacional, con el auspicio de la administración departamental y municipal  que se adelantan sin la consulta previa a las comunidades indígenas”.

 Lo más complejo es que como en todas las relaciones sociales, el comercio, la cultura  y la política no pueden estar ausentes. La consolidación de este proyecto vial no es la excepción, y menos ahora en tiempo de campañas a gobernaciones y de alcaldías de Risaralda. La idea se vende como una oportunidad de desarrollo, de generación de empleo y turismo. Los espacios para conocer sus implicaciones y debatirlos ahora se mezclan con campañas políticas.

 La construcción de esta vía pensada como desarrollo partiendo del pensar que el desarrollo es tener.

“Claro está que desarrollo tiene definiciones de acuerdo  de lo que crean que es, Si desarrollo es tirar una vía por medio de un bosque, eso implica problemas ambientales  para algunas comunidades ya asentadas, eso no es desarrollo, para los ambientalistas eso no sería desarrollo es como reunir todos los actores que tienen que ir ahí”. Comento  Rincón

 La comunidad debe conectar con el mundo global por vía terrestre y vía acuática, “Nuestro pueblo también debe entrar en esos procesos de desarrollo industriales comerciales infraestructurales pero eso no significa que tengan que romper con el equilibrio ambiental   como tampoco romper de manera arbitraria una tradición cultural, deben de ser vinculadas articuladas pero respetando los intereses culturales territoriales la autonomía  y las riquezas naturales que se encuentran allí” señala Vergara.

 Para que no se repita lo que paso con panamá,  es necesario que los municipios que están prácticamente en un punto comunicacional entre  Choco y el interior  que son Pueblo Rico y Mistrató deben fortalecer su autonomía, su gestión y deben involucrasen mucho más  en ese Choco biográfico,  sentirse parte de esa región.

 Según Diego Ceballos “debemos participar siendo guardianes celosos de lo que tenemos, de nuestros recursos y nuestras riquezas, pienso que las comunicaciones deben darse  entre Europa y Asia y se van a dar por encima de lo que sea, entonces luchemos para que no sean tan perjudiciales  tan nocivas. Abramos entonces  más bien una vía férrea,  el riel no hace tanto daño,  inclusive es más económico”.

 El desarrollo está en buscar la felicidad, armonía de la vida y acá no se vislumbra en ningún lado. El desarrollo que prima es el de la acumulación de cosas, concentración de dinero y de recursos físicos.

Adopción, un proceso donde les va mejor a los extranjeros.

Por: Diana Carolina Nieto Perafán

Julieta Barbosa, ciudadana colombiana, tuvo que esperar tres años para tener un hijo mediante el proceso de adopción. Por contraste, Mariela Lecompte, de origen francés y radicada en Colombia, sólo tardo tres meses para recibir a su hijo mediante el mismo proceso.

Julieta decidió empezar el proceso de adopción por medio del Instituto Colombiano de Bienestar familiar (ICBF), junto a su esposo Juan Carlos tras conocer la notica de no poder concebir hijos de forma natural.

El caso de Julieta es distinto al de Mariela, ya que esta mujer francesa radicada en Colombia hace dos años perdió a su hija de 9 meses de nacida debido a un dengue hemorrágico que padeció al  llegar a este nuevo país.

Mariela, Daniel y Bertulfo. Beneficiados por el proceso de adopción

Patricia Trejos, jefe de adopciones del instituto, afirma que no todos los procesos de adopción son los mismos, ya que cada pareja que desea beneficiarse realiza un proceso diferente de acuerdo a sus necesidades, capacidades y tiempo de espera de acuerdo a sus aptitudes y requerimientos.

De igual forma informa que si se le da prioridad a un caso extranjero no es porque tengan preferencias, sólo que en algunos casos se da por el tiempo que un extranjero se encuentra en el país.

María Consuelo Puerta, directora regional Risaralda del ICBF, cuenta que “para dar un niño en adopción en Colombia es necesario analizar el perfil de los padres, tanto física como mentalmente y de acuerdo a este perfil se busca un niño óptimo para esta pareja, que se parezca físicamente y que tenga un comportamiento similar al de los que se van a convertir en sus padres”.

El ICBF es una entidad adscrita al Ministerio de la Protección Social, es una de las instituciones más representativas del país y fue creada para tratar de solucionar problemáticas, tales como la desintegración e inestabilidad  familiar. También coordina procesos de adopción a familias que amparan a menores huérfanos, permitiéndoles un óptimo desarrollo y adaptación en la sociedad.

Regulación legal

Según el Artículo 61 de la Ley 1098 de 2006, “la adopción es, principalmente y por exce­lencia, una medida de protección a través de la cual, bajo la suprema vigilancia del Estado, se establece, de manera irrevocable, la relación paterna filial entre personas que no la tienen por naturaleza”. La adopción es el fortalecimiento de una familia tal y como lo es cuando existe un lazo de sangre, en donde se valen todos los derechos y deberes que implica el integrar un niño al vínculo familiar.

Para Consuelo Puerta, los procesos de adopción son los mismos en cualquier parte de Colombia y son aptas para adoptar todas aquellas personas que tienen la capacidad física, mental, moral y social para ofrecerle un hogar adecuado a un menor de 18 años.

El artículo 68 del Código de Infancia y Adolescencia establece que para adoptar de manera conjunta o individual se deben tener óptimas capacidades, ya que de esta manera se garantiza que el menor va a estar en un hogar con personas adultas, responsables, absueltas de cualquier dificultad física o mental.

Acompañamiento para adoptantes

Carolina Castaño, trabajadora social para el Bienestar Familiar, comenta que para el proceso es necesario acompañar a los adoptantes ya que estos también requieren de intervención psicológica y emocional por enfrentarse a situaciones de frustración por la pérdida de un hijo o por no poder tenerlos.

Julieta inició su proceso en octubre de 2007, donde empezó visitando el instituto para pedir el requerimiento de adopción. Lo hizo junto a su esposo, acompañada además por una trabajadora social.

Julieta, Sebastian y Juan Carlos.

Tras la muerte de su bebé, Mariela, se sentía frustrada no solo por la pérdida de su hija, también por no lograr quedar embarazada. Decidió iniciar el proceso de adopción, este duró tan poco tiempo que su hijo fue entregado el 15 de julio del año 2010.

La ardua espera terminó para Julieta y su esposo el 1 de junio de 2010 tras casi tres años en el proceso, recibió a su hijo de cinco años y color mestizo, de acuerdo a las características de parecido con los padres según el ICBF.

Pero el proceso continuaba para ambas parejas, ya que seguía la legalización para que los adoptados llevaran sus apellidos en el acta de nacimiento y el registro civil.

La ley de infancia y adolescencia aporta beneficios para el menor y ampara a los adoptantes para que realicen un proceso óptimo en la legalización de apellidos requeridos por los beneficiados. Para esto se inicia con un proceso legal en donde el ICBF certifica que los padres biológicos fueron absueltos de la responsabilidad del menor por maltrato físico, emocional o por abandono; es ahí donde inicia el proceso de legalización en donde se expide ante la Registraduria un nuevo registro del menor con sus nuevos apellidos.

“Este proceso es posible cuando el ICBF presenta los cargos y nosotros como abogados disolvemos los documentos anteriores y ahí empieza el proceso normal del niño como si estuviese recién nacido”, comenta Duberney Restrepo, abogado asesor en procesos de adopción.

Mientras que Julieta y Mariela  fueron beneficiadas en este proceso regido por ICBF, en Colombia todavía existen familias esperando ser aptas para adoptar a un niño, y muchos niños que esperan a alguien con quien compartir y poder crecer en el núcleo de un hogar.

Patrimonio de todos, patrimonio de nadie

Juliana Reina Martínez:  Nanali1993@hotmail.com

Maura Daniela Osorio Robledo:  Maura_1313@hotmail.com

La conservación del medio ambiente y biodiversidad es primordial en un parque, reserva, área única, santuario de flora y fauna o vía parque. De esta manera, conforman el Sistema Nacional de Parques Naturales, administrado por el Estado, quienes consideran que requieren ayuda de una nueva figura: la concesión, promoviendo así su interés ecoturístico.

“Nos están cobrando por usufructuar nuestro patrimonio”, expresa Jhon Jairo Ocampo, administrador del medio ambiente.

Colombia tiene el beneficio de contar con gran riqueza natural y cultural como lo es su patrimonio, constituido por  55 áreas protegidas, las cuales tienen como objetivo conservar sus animales, plantas y su integridad como paisaje.  La invitación es permanente al conocimiento, al respeto y la maravilla.

Quizás no se les pueda asignar un valor justo, aún traduciendo sus servicios ambientales a valores monetarios, pero se puede intuir que son bienes sagrados y de gran ayuda para la propia supervivencia.

Distribución espacial del PNN Nevados

Departamento

%

Caldas

13,9

Risaralda

34,2

Quindío

2,9

Tolima

49,0

TOTAL

100

*Tomado del libro Plan de Manejo Parque Nacional Natural de los Nevados.

Páramos cubiertos de plantas que poseen ingeniosas adaptaciones para soportar los vientos fríos, la  pobreza de nutrientes disponibles en los suelos y la intensa radiación solar, extensos arenales, volcanes copados de nieve, manantiales sulfurosos y ríos que se precipitan hacia los valles.

El Parque Nacional Natural de los Nevados tiene 53.800 hectáreas, comenta Marcelo García, asistente de Gerencia en Concesión Nevados. Abarca cuatro departamentos: Risaralda, Quindío, Caldas y Tolima. Situado sobre el eje de la Cordillera Central, con alturas entre 2.600 y 5.321 m.s.n.m. y con temperaturas dependiendo del lugar donde se encuentre (Norte, Sur, Este, Oeste), siendo uno de los escenarios naturales más diversos y hermosos que tiene Colombia.

Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas

Parques Nacionales Naturales (PNN)

40

Santuarios de Flora y Fauna (SFF)

11

Reservas Nacionales Naturales (RNN)

2

Vía Parque

1

Área Natural Única (ANU)

1

TOTAL

55 

Las funciones de los parques naturales con relación al SINAP:

  1. Administrar las áreas protegidas del Sistema de Parques Nacionales Naturales en las cinco categorías indicadas en el cuadro.
  2. Contribuir a la conformación y consolidación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.
  3. Coordinar e implementar políticas, planes, programas, normas y procedimientos relacionados con el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

SINAP: Es el sistema de áreas protegidas, el cual está al frente de supervisar y gestionar estrategias para contribuir como un todo al cumplimiento de los objetivos de conservación del país. Incluye todas las áreas protegidas de gobernanza pública, privada o comunitaria, y del ámbito de gestión nacional.

Antecedentes: Por medio de la suscripción al convenio de diversidad biológica a través de la  ley 165 de 1994, se adquirió el compromiso de conformar y consolidar  un sistema nacional de áreas protegidas, en este caso el SINAP, ya que Colombia es uno de los cinco países con mayor diversidad ecológica a nivel Internacional.

El SINAP tiene 5 divisiones distribuidas así:

Parque Nacional Natural: Es un área natural de tierra o mar destinada a:

  • Proteger la integridad ecológica de uno o más ecosistemas para las generaciones presentes y futuras.
  • Excluir la explotación u ocupación no ligadas a la protección del área.
  • Proveer las bases para que los visitantes puedan hacer uso espiritual,  científico, educacional o recreativo, de forma compatible con la preservación y la cultura.

Santuario de Flora y Fauna: Es una subdivisión al equivalente de un monumento natural es decir una subdivisión de un elemento natural de singular valor paisajístico, geológico, histórico o de otro tipo, y cuya conservación aconseja un tipo de protección especial, ya que normalmente se encuentran fuera de un entorno susceptible de tener una protección superior.

Reserva Nacional Natural: Es un área que se encuentra protegida por las características geológicas, debido a que su mantenimiento es muy delicado y requiere una buena administración y cuidado para que se desarrolle la flora, fauna y vida silvestre.

Parque Nacional Natural de los Nevados

Vía Parque: Es un monumento natural, es decir, que se caracteriza por su paisaje único y por ende, requiere un trato especial por no encontrarse en un entorno apto para la conservación.

Área Natural Única: Son reservas protegidas y únicas por sus diversos tipos de fauna y flora, o por sus diferentes paisajes.

En la ley  99 de 1993, se establece como aspecto principal la armonía general que debe orientar la planificación ambiental, en concordancia de los ámbitos local, regional y nacional.

 “Se están vendiendo los Parques Nacionales de Colombia”, “Amnesia y parques nacionales”, “¿Los parques qué?”, “Peligran parques nacionales”…

Son algunos titulares que encabezan la prensa nacional respecto a la problemática que enfrentan los parques naturales: La concesión.

Según el diccionario de la Real Academia define la palabra concesión, como un negocio jurídico, por el cual la administración cede a una persona facultades de uso privativo, de una pertenencia del dominio público o la gestión de un servicio público, en plazo determinado bajo ciertas condiciones.

La concesión es un proyecto administrativo que la ley tiene para que las entidades públicas puedan regular de manera más eficiente algunos de sus territorios y servicios. En el caso de los parques, es un derecho que se le otorga a empresas privadas para que lleven la dirección de propiedades del Estado.

Guido Gerardo Fernández, Jefe del programa Parques Nacionales Naturales de los Nevados. Explica que la concesión del Parque Natural surgió por la necesidad que se presentaba respecto a la vigilancia ambiental y conservación de la misma. En un estudio que realizaron antes del 2006, se dieron cuenta que el turismo les estaba quitando el 67% del tiempo a los funcionarios del parque; como lo era dar la bienvenida a los visitantes, brindarles inducciones, ubicarlos en los camping, entre otras.

¿Concesión igual a privatización?

se podría hablar de privatización, ya que al ser privada tiene unas restricciones de usos, “expresa Guido Gerardo Fernández, jefe del programa Parque Nacional Natural de los Nevados – “Tenemos una zonificación por la cual podemos decir que zona es intangible y además no hay zonas del parque donde no puede llegar la gente, aunque este concesionado por condiciones ambientales, puesto que un ecosistema en páramo es una  área muy frágil y crece muy lento”.

La falta de presupuesto para el mantenimiento de los parques ha logrado que el Estado ejecute estas concesiones, que tienen un periodo de prueba de 10 años, en el cual se realizan diversos estudios para identificar si es rentable tanto para el desarrollo de los patrimonios culturales, como para el beneficio social.

Jhon Jairo, administrador del medio ambiente, expone su desacuerdo ante la situación y no quiere que sigan disfrazando lo que verdaderamente se denomina privatización. Espacios que son de nosotros que se sostienen con impuestos que pagamos como ciudadanos, comenta “hoy nos están cobrando por estar allá. Entonces supuestamente nosotros pagamos impuestos y tenemos que pagar por el manejo y tenemos que pagar para los funcionarios que hay allá. ¿Eso qué es?”.  

Al pasar dicha administración a manos de entidades privadas, quedan con el derecho de generar un poder y unas reglas a las que todos deben someterse sin importar que sea un patrimonio nacional, teniendo como resultando un abastecimiento y fomento del turismo o el ecoturismo como suelen llamarlo. Y como segundo plano la conservación del medio ambiente.

“Hay una cosa a la que tenemos derecho todos los ciudadanos y es la agenda pública, los temas de los que queremos hablar y debemos hablar en términos reales, que se nos diga lo que ocurre, entonces porque de esas cosas no se dice todo tal y como es, y nos enredan bajo una sarta de palabrerías”, expresa Jhon Jairo.

Una agenda Pública es la que hace posible la participación de los grupos que conforman un país, como lo son el Estado y la sociedad, abriendo un espacio para el debate y acuerdos entre todos. Muchas de esas funciones simplemente las realizan bajo la responsabilidad de los altos mandos.

Según Guido Gerardo Fernández, jefe del programa Parque Nacional Natural de los Nevados, la concesión se dio porque los funcionarios anteriormente por estar pendientes de la actividad y cuidado del parque, no se ocupaban de inducir a los visitantes. A raíz de eso surgieron las concesiones, por la subdirección técnica de Bogotá, que terminó siendo la concesión PNN Nevados, que esta a cargo de una unión temporal de varias empresas, ellas son las encargadas de manejar el turismo ya que tienen el presupuesto y el conocimiento para hacerlo.

Los parques naturales colombianos deben tener un control y vigilancia permanente para garantizar toda la biodiversidad y preservación en las más óptimas condiciones. Estos deben proponer e implementar las políticas, proyectos y normas del hábitat natural.

“Con la privatización de los Parques Nacionales lo que se logra es tener un precio excluyente” – dice Carlos Victoria, Profesor de la Universidad Tenológica de Pereira, de Ciencias Políticas “eso refleja que de una u otra manera en la política ambiental, el Estado considera que no tiene recursos suficientes para poder sostener el mantenimiento de los parques,  que con la concesión los parques se pueden sostener porque eso necesita una administración de todas maneras”.  

Jhon Jairo, dice que él y todos las demás personas, mes a mes tienen que entregar el 10% del salario, entonces, ¿por qué?, si cada uno hace todo eso, cobran de más por visitar el “supuesto” patrimonio perteneciente a Colombia.

El estado sintió que con los impuestos que cada colombiano pagaba no era suficiente, decidiendo así otorgar un derecho a empresas privadas. En la actualidad, de las 55 áreas protegidas con las que cuenta el SINAP, seis de ellas ya están concesionadas, de esas existen cuatro Parques Nacionales Naturales, un Santuario de Flora y fauna y una Vía Parque.

De acuerdo con la ley, las entidades que están al frente de las áreas ambientales a nivel nacional son el Ministerio de Medio Ambiente, Corporación Autónoma Regional, Fondo Nacional Ambiental (Fonan), el Cuerpo Especializado de Policía Ambiental y el Servicio Ambiental.

Debido a el estudio mencionado anteriormente, realizado por el Sistema de Parques Nacionales Naturales, se llega a la conclusión que las siguientes entidades: Comfamiliar, Aviatur, Inficaldas, Infimanizales y Sociedad Hotelera de Caldas, quedan formando la unión temporal de la concesión, y al mismo tiempo, quedando encargadas de fomentar el turismo en las partes concedidas: norte y centro del Parque Nacional Natural de los Nevados.

Concesión 

Operadores

Fecha 

PNN Amacayacu Alianza Aviatur – Decamerón – Cielos Abiertos.

Junio 2005

PNN Tayrona Alianza Cámara de Comercio de Santa Marta – Aviatur – Alnuva.

Noviembre 2005

PNN Gorgona Alianza AvianCaribean – Aviatur

Enero 2006

PNN Nevados Alianza InfiCaldas – InfiManizales – Aviatur – Comfamiliar Caldas – Sociedad Hotelera de Caldas.

Junio 2006

SFF Otún Quimbaya Alianza Gobernación de Risaralda – Aguas y Aguas de Manizales –Comfamiliar de Risaralda.

Octubre 2007

Vía Parque Isla Salamanca Consorcio Salamanca: Corporación Bioparques.

Mayo 2010

¿Quiénes se benefician con la concesión? 

Marcelo García, Asistente de Gerencia en Concesión Nevados, cuenta cómo dentro del parque todas las obras que se realicen quedan para el mismo:

Anualmente les pagamos una contraprestación que se va a Fondo Nacional Ambiental manifiesta  ese dinero se vuelve oficial porque se reparte en todas las áreas protegidas.   

Según el Jefe del programa PNN Nevados, comparte lo que dice Marcelo, ya que todos los recursos que se recaudan van a un fondo nacional ambiental. Este, es el mismo para todos los parques, y se encarga de distribuir el dinero a parques que tienen Ecoturismo, tanto a quienes tienen buenos presupuestos como a los que no.

Yo pienso que ahí hay un telón pero hay que generar los juicios adecuados, por que no nos podemos quedar simplemente con lo que nos quieren vender, ¿A quiénes beneficia regularmente esos contratos?, a empresas que tienen que ver con funcionarios del mismo estado o  un senador que  es dueño de una empresita o hasta el mismo presidente es socio de la empresa”, señala Ocampo.

Los cinco socios pertenecientes a la concesión del Parque Nacional Natural de los Nevados, toman las utilidades y las re invierten en la unión temporal y se reparten los fines lucrativos entre ellos, esa concesión equivale a menos del 1%.

“El otro 99% se encarga de la conservación del medio ambiente. Antes del 30 de septiembre se hacia el recorrido caminando, se podía ascender a 5125 m de altura, el 30 de septiembre paso a alerta amarilla. Alrededor de 55 mil visitantes al año desde el 2005 ha sido la tendencia de personas que suben al PNNN”, prosigue García.

Guido, también menciona que toda persona que paga el ingreso a un Parque, Reserva u otro patrimonio, esta colaborando con la conservación de los Parques Nacionales del país.

La concesión el nuevo sinónimo de privatización, lo pintan como la mejor y única  solución para la conservación de la biodiversidad de los parques naturales colombianos, esta nueva figura tiene un periodo de prueba de 10 años contemplando la opción de continuar con esta concesión una vez finalizada esta fase. ¿Quién asegura a los colombianos que en algún momento no se va a incrementar el porcentaje de la concesión?

Los intereses económicos amenazan el río Otún

El río Otún es la única cuenca de la que se alimenta el acueducto de Pereira para surtir a los hogares de agua potable. Hoy esta cuenca enfrenta un grave problema: sus aguas reciben residuos contaminantes provenientes de las granjas y cultivos de la región.

Por: Sara Gaviria Piedrahíta y Mariana Montoya Rodas

traslacoladelarata@gmail.com

El río Otún inicia sus 78 kilómetros de recorrido en la Laguna del Otún, y desde su nacimiento se ve afectado por la pérdida de vegetación en sus orillas, el pastoreo de ganado, la tala de árboles y los cultivos de papa. Según Bernardo Flórez, trabajador de Aguas y Aguas de Pereira, en la cuenca alta del río y habitante de la zona, estos factores pueden provocar disminución del caudal del río, pero son controlables, pues se ha llegado a acuerdos con los habitantes de la zona y se han ido cambiando algunas costumbres campesinas que afectaban la cuenca y el medio ambiente. Según Mauricio Ramírez, jefe de prensa de Aguas y Aguas, todo está bajo control.

Más adelante, la cuenca media atraviesa el corregimiento de La Florida, zona rural de Pereira, allí los problemas provienen de un turismo mal manejado, basuras, alcantarillados incompletos, y las granjas de crianza de animales.

El caso de la porcícola Bella Vista

La porcícola Bella Vista, ubicada en la vereda La María (La Florida) funciona desde marzo de 1986 y desde su primera visita por parte de la CAR de Risaralda (Carder) hubo evidencias de mal manejo. No tenía pozos estercoleros, bodegas de almacenamiento, ni sistemas de tratamiento de desechos líquidos. Además, el destino final de los residuos era el río Otún y la porícola no contaba con el Permiso Provisional de Vertimiento.

Ante el mal manejo, la comunidad se ha quejado, la Carder ha multado a la porícola y la Fiscalía General de la Nación adelantó una investigación por el delito de contaminación ambiental que no se concluyó. Ante el incumplimiento a los llamados de atención, ha habido dos órdenes de cierre de la granja, una en 1993 y la más reciente en el 2007, que finalmente fue revocada.

“Nuestro clamor es para que se tomen medidas correctivas y se suspenda definitivamente ese vertimiento cuyo fuerte olor es percibido diariamente por los habitantes”, dice Zoraida Ramírez Mejía, habitante de la vereda Puente Albán, cerca de La Florida. La granja hace vertimientos a la quebrada La Cristalina, afluente del río Otún, única fuente de aguas potable para Pereira y Dosquebradas. La Carder exige un sistema de tratamiento para las aguas residuales. “Ellos tienen un biodigestor que les exige la Carder, yo lo visité hace poco y está obsoleto, tiene 20 metros de largo por 1,5 metros de profundidad y está repleto en su totalidad de estiércol, es un sistema que no sirve y el agua está arrastrándose directamente hacia el río. Están vertiendo al agua directamente todo lo que se produce”, dice Óscar Naranjo, técnico en gestión de recursos naturales que conoce la granja.

Una visita de inspección hecha por la Carder en abril 2010 confirmó el manejo inadecuado del que se quejan los vecinos de la porcícola. El concepto técnico de la visita señala que no se cumple el plan de fertilización aprobado, que dispone de manera inadecuada los residuos generados durante la actividad pecuaria y que el número real de cerdos supera en 270 los registrados. Una visita posterior señaló los mismos problemas.

El caso de la granja avícola Villa Esther (o Bellavista)

La granja Avícola Villa Esther -también llamada Granja Avícola Bellavista- existía desde antes del acuerdo 036 de 1987, en el que se prohíbe toda nueva construcción con destino a vivienda, alojamiento y sostenimiento de animales en confinamiento. Sin embargo, una vez pasó a ser propiedad de la familia Zapata, en 2010, se iniciaron construcciones que fueron presentadas a la curaduría urbana como remodelaciones.

La Curaduría Primera le concedió en septiembre del 2010 un permiso para una reparación locativa. Según la Ley 810 de 2003, “se entiende por reparaciones o mejoras locativas aquellas obras que tienen como finalidad mantener el inmueble (…) sin afectar su estructura portante, su distribución interior, sus características funcionales, formales y o volumétricas…” (Ver Artículo 8).

Pero la granja pasó de tener una capacidad de 13 mil a tener capacidad para 45 mil animales, según dice su dueño, Andrés Orrego Zapata. Sin embargo, la visita realizada por el curador, Luis Fernando Montes Posada, muestra una amplia construcción, donde según un antiguo trabajador de Zar Huevo, conocedor del funcionamiento la granja, pueden albergar hasta 180 mil aves.

Orrego Zapata, propietario de los galpones, asegura que es una granja biosegura, con certificados del ICA y registro de Fenavi. Sobre la “ampliación”, dice que ellos tenían pensado hacer unas mejoras, y para ello contaban con la licencia para reparaciones locativas otorgada por la Curaduría Primera. Sin embargo, dice Orrego Zapata, “al ver que esta granja estaba totalmente podrida, lo que se determinó fue demolerla toda y mejorarla”.

Olga Lucía Monsalve, abogada de la Curaduría, responde: “Yo quiero que se tenga claro que la Curaduría Primera de Pereira no ha dado ninguna licencia o permiso, en la curaduría no se ha licenciado nada”.

Aunque la vereda La Bananera (La Florida) aún no se ha visto afectada por la ampliación de la granja avícola, la comunidad teme que ocurra lo mismo que sucedió en el centro de La Florida, donde el confinamiento animal ha traído problemas como la proliferación de moscas, además de los vertimientos residuales que se hacen constantemente al río Otún, como ha ocurrido con la Porcícola Bella Vista, también propiedad de la sociedad Zapata Ramírez.

Más amenazas para el rio Otún

El río es además hogar de múltiples especies de flora y fauna que se refugian en él como patos, peces, garzas, osos perezosos, monos, y nutrias. Es un corredor de biodiversidad.

“Creo que este lugar debe ser más turístico que agropecuario, porque esta zona debe preservarse para la producción del agua de Pereira y el bien común debe primar sobre el bien privado y la explotación ambiental no puede ir en detrimento de una región”, comenta Iván Darío Mejía, representante de la ONG ambientalista Antahkarana.

Al hablar de cultivo de la cebolla característico de la región, Oscar Naranjo añade que “este cultivo no permite que crezcan malezas a su alrededor, y cada vez que llueve, el agua barre y se lleva todo eso al río y lo contamina. Esa gallinaza, mezclada con agroquímicos, contamina (…) aparte de eso se está desprotegiendo el suelo, lavando la tierra fértil de La Florida y está permitiendo que el agua se las lleve y ese suelo no se va a formar tan pronto, se necesitan por ahí unos 150 o 200 años para volver a tener una capa de suelo digna”.

Respecto a la nueva avícola, Carlos Andrés Ramírez -médico veterinario zootecnista y supervisor encargado de la granja- dice que las probabilidades de contaminación de una granja avícola son mínimas. “Como vemos no tenemos lixiviados, no va a haber generación de residuos líquidos, lo único es la generación de gallinaza principalmente, pero eso tiene un tratamiento de sanitación. Y la generación de mosca en una granja avícola es mínima”

Sin embargo, la resolución 519 de diciembre de 1991 dice que el “incremento poblacional pecuario y confinamiento, la diversificación agrícola de aprovechamiento intensivo (…) son componentes mayúsculos en la degradación del agua de una corriente socialmente aprovechable”.

¿Quién cuida el río?

La Alcaldía de Pereira y la Carder trabajan el proyecto del Parque Lineal del Río Otún “Línea de Vida”, cuya primera etapa está en construcción. En la cuenca media del río Otún se propone la creación del Parque Lineal (Ecoparque) Otún. Este proyecto contempla la identificación, reconocimiento y valoración del río Otún como patrimonio natural, busca su protección y conservación, y pretende dotar a la población local y a los visitantes de condiciones para la recreación y la educación para la sostenibilidad ambiental. Este proyecto nació a partir de un ejercicio académico conjunto la Universidad Católica de Pereira en los años 2006/2007. La iniciativa consiste en la construcción de andenes, vías peatonales, una ciclo ruta, miradores, paraderos de buses y un parque a lo largo del río Otún, como espacio para la recreación, el deporte y el mejoramiento de la calidad de vida tanto de sus vecinos como de la comunidad en general.

En cuanto al manejo de las aguas negras, se está desarrollando el Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado. Es una obra que intenta tomar todas las aguas negras que salen de viviendas y barrios aledaños al Río Otún que se conducirán a una planta de tratamiento que se planea construir en Belmonte y donde se tratarán las aguas para así devolverlas más limpias al río Otún.

Si no se llevan a cabo proyectos de recuperación del río, no solo como fuente hidrográfica sino también como espacio público, este puede llegar a convertirse en un elemento de segregación social, pues según la socióloga Esperanza Hurtado, de la Universidad de Antioquia, al ser permisivos con las cuestiones ambientales y sanitarias, y que no haya mayor regulación por parte de autoridades, estos espacios pueden ser invadidos de manera inadecuada, generando más contaminación al no tener ningún tipo de apoyo ni capacitación.

En el río Otún, este proceso se ve entones en conflicto por intereses económicos y empresariales. Los Zapata son dueños de porcícolas, avícolas, cebollales, y del respeto de la comunidad. Humberto Zapata dice “¡Por favor! Déjenos que nosotros estamos haciendo tejido social”. Pero al preguntársele por cuestiones sanitarias, según la comunidad, ha dado siempre la misma repuesta: “es que mi mierda vale mucho”.

http://galerias.lasillavacia.com/galeria.swf?galid=45

Tumaco: una oportunidad perdida entre la sangre

Por: Juan Camilo Barragán

Tumaco, también conocido como “La perla del Pacifico”, posee una gran riqueza natural en cuanto a selva húmeda tropical, por ende, el cultivo de palma africana, la industria camaronera y la extracción de crudo, son algunas de sus principales fuentes económicas y de progreso, el cual no se ha visto según los habitantes del municipio ya que en cuanto a la industria camaronera, los marineros son extranjeros, no se bajan para abastecerse de víveres, todo el producido se lo llevan al exterior y algunas veces hacia el interior del país. La frase que acompaña el escudo de la ciudad, parece no cumplirse: Social e Incluyente.

Bajo una temperatura ambiente de aproximados 28ºC, sin aire acondicionado, y mucho menos sin el servicio de internet, trabajan diariamente en la Personería Municipal de Tumaco, municipio nariñense ubicado en el sur del país.

Detalles como la ausencia del servicio de internet en una dependencia como lo es la personería, reflejan la desorganización en la administración municipal. Por ello, habitantes como Alirio Murillo, taxista tumaqueño de 46 años, viven hastiados y cansados de la situación que afronta el municipio. Nuevo Milenio, uno de los barrios de Tumaco, donde su suelo es arena y el pantano que alguna vez fue un manglar, las personas han levantado sus hogares para poder tener un refugio para sus familias, pero es también la falta de oportunidades de empleo la que ha hecho que estas personas tomen terrenos no aptos para su vivienda. Para la desdicha de los tumaqueños, el desempleo, la falta de oportunidades, la utilización de su área marítima por parte de extranjeros, y el mal desarrollo de obras públicas no son sus únicos tormentos. La inseguridad es un problema mayúsculo que desde hace algunos años aqueja al municipio.

En una zona un poco aislada del centro, pero cerca a una de las bases de Ecopetrol, se encuentra la sede de la Universidad de Nariño, la cual es coordinada por Leder Fernando Castillo, quien con coraje ha tratado de sacar dicha institución adelante, ya que no contamos con ninguna ayuda por parte del municipio, nos sostenemos solo con las matrículas y con las ayudas de la Gobernación y la sede principal, además… los egresados de la universidad tienen que esperar turno para trabajar porque Tumaco no genera empleo calificado.

La dificultad en el orden público y la tranquilidad de su gente, viene siendo afectada desde el 2007, año en el cual el departamento de Nariño fue el más afectado por la violencia. La principal causa de la inseguridad urbana que se vive en Tumaco es la guerra entre grupos armados ilegales y bandas al servicio del narcotráfico, peleándose entre sí por zonas o territorios, y trayendo consigo un paradójico resultado.

Además de la presencia de los actores armados y la coca, otras dos razones están provocando el desplazamiento: la débil presencia del Estado y la presión por la tierra. La falta de institucionalidad estatal hace difícil la vida en la zona rural. Esta clase de temas, fueron tratados en el I Seminario de interés económico y social, el pasado 20 de mayo en el auditorio de la cámara de comercio de Tumaco, en donde, Jesús Martínez, decano de la facultad de ciencias económicas y administrativas de la Universidad de Nariño sede Pasto, fue uno de los expositores, quien decía que: …Tumaco está en crisis social, todos los indicadores sociales están pesando negativamente en un 40% por ciento por debajo de los promedios nacionales. Nada diferente a lo que se ve allí.

 La carencia de recursos económicos y la necesidad de progreso y desarrollo, son los dos factores que la comunidad de Tumaco, necesita para sostener un equilibrio natural de subsistencia. Es notoria la falta de compromiso social que han tenido los gobiernos pasados, partiendo que …la carretera principal que une a Tumaco con Pasto, está en pésimo estado, afirma Martínez. Como consecuencia a estos asuntos, el nivel de vida ha ido decreciendo.

Pese a lo anterior, se entiende que los municipios se sostienen con recursos propios, o sea, los impuestos, pero como la absoluta mayoría de la población es pobre, manifiesta Martínez, el municipio no tiene un amplio recaudo de impuestos. Debido a esto, Tumaco posee ciertas dificultades que impiden el óptimo nivel de vida de su gentes, como lo es el problema vial, educativo,  de salud y el desempleo.

Por tener una terminal de Ecopetrol, la cual cuenta con un oleoducto de 306 kilómetros que transportan petróleo desde Ecuador hasta el puerto de Tumaco, este municipio recibe regalías, pero después de los derroches de esos dineros y la poca reinversión que se hace allí, son vigentes los aprietos que tiene la población tumaqueña. Sin embargo, este municipio solo recibe regalías por ser puerto por el cual sale el petróleo, no como municipio productor”, dice Martínez. Según Jesús Martínez, las universidades deben de participar como veedurías para las decisiones, ya que en el departamento de Nariño, se han extraviado algunos dineros pertenecientes a este tema y, por consiguiente, los proyectos sociales no son culminados.

Claudia López, analista política en Hora 20 y lasillavacia.com, se refiere a las administraciones municipales, es decir al Alcalde, como un jefe de policía, ya que desde su punto de vista la responsabilidad de lo que acontece en cualquier parte del país es directamente del Presidente de la República; el principal problema de muchas administraciones municipales, es que el gobierno nacional no cumple su tarea, no cumple con tener el monopolio de la fuerza y la justicia, y deja expósitos a los territorios, a sus poblaciones y a sus autoridades a la influencia o competencia de actores armados ilegales que disputan el control del territorio y el monopolio de la fuerza y la justicia.