Campo de batalla propagandístico en Balboa

En época de elecciones en el municipio de Balboa se vive una animosa rivalidad entre las dos únicas candidatas a la Alcaldía. Una pertenece al partido de la U y la otra al partido liberal. Algunos testimonios denuncian actos de vandalismo que han llevado a conflictos entre los grupos de trabajo de ambas campañas.

Por: Alexander López – alex78991@hotmail.com

Anny García –  annygarher14@hotmail.com

Balboa es un municipio ancestralmente liberal, donde ningún otro movimiento o partido ha ganado para manejar la administración del pueblo. En este municipio el 90 por ciento de la tierra está dedicada a los cultivos, en particular la siembra de café, plátano y otros productos. Balboa está ubicado en Risaralda, a una distancia de 52 kilómetros aproximadamente de la capital Pereira y  hace parte de la región centro – occidental del país.

Vista panorámica del municipio de Balboa

Se caracteriza por  que simbolizan la cultura popular, como las Fiestas del Campesino (del 15 al 30 de julio), aunque el actual alcalde Huberto Vasquez Vasquez no las realizó este año, según testimonios de habitantes del pueblo que pidieron no ser identificados. “El alcalde no ha hecho nada por el pueblo, ni siquiera hizo las fiestas campesinas que son en la caseta principal”, expresa Olmedo*, transportador jubilado.

Luz Francy Contreras Cardona, candidata representante del partido Liberal Colombiano, tiene mayor acogida entre los habitantes, no solo por sus propuestas, sino por la trascendencia del partido que representa en el municipio. En su plan de gobierno está intervenir lo social como ente de crecimiento y desarrollo integral de la comunidad, buscando la unión del municipio; fomentar el sector agropecuario para que se fortalezca el crecimiento económico, ofrecer espacios con infraestructura como componente vital para el desarrollo, avanzar en politicas de construccion y mejoramiento de los diferentes elementos en los que el Estado debe intervenir.

En la alcaldía de Balboa, Contreras trabajó como auxiliar administrativa, secretaria ejecutiva, auxiliar contable y asesora de control interno.

Cuenta con el apoyo de Diego Patiño Amariles, representante Liberal por Risaralda, quien ha sido considerado “padrino de la Carder”, según La Silla Vacía. Además es apoyada por  Alberto Arias Dávila, actual candidato a la Gobernación del departamento. Arias ha sido director de la Carder (Corporacion Autónoma Regional de Risaralda), la cual va a ser intervenida según anunció el presidente Santos.

No fue posible obtener entrevista  de la candidata debido a los aplazamientos de las citas por parte de ella. Tampoco presentaron registros contables de la campaña del partido liberal, respondiendo con evasivas a esta solicitud.

Luz María Restrepo Lora, representante del Partido Social de la Unidad Nacional (partido de la U), es apoyada por habitantes en busca de que el municipio no sea manejado por la misma élite. Entre sus propuestas en el plan de gobierno está dar a conocer el partido de la U en el municipio, fortalecer el sector agropecuario y también el sector empresarial con las cooperativas, sin abandonar los demás sectores; gestionar con el gobierno departamental y nacional en bien del progreso de los habitantes del municipio.

Publicidad de la candidata a la Alcaldía, Luz María Restrepo.

Fue auxiliar administrativa en la alcaldía de Balboa y es tecnóloga agropecuaria.  Apoya a Carlos Alberto Botero, candidato a la Gobernación de Risaralda del movimiento independiente UNIR, el cual es apoyado por la mayoría del Partido de la U y del Partido Liberal.

Anteriormente Restrepo pertenecía al Partido liberal. “Yo soy liberal. Hoy en día estoy de candidata del partido de la U porque en el partido Liberal no había garantías y ya había una persona señalada para ser candidata, la que repensaría el municipio”, afirma Restrepo. “Éramos 12 precandidatos y a la consulta sometieron seis, porque los otros no aguantaron la presión; yo hubiera podido dar la pelea pero mi tema no era un partido sino un programa de gobierno”, añade. Ella dice estar muy orgullosa de representar el partido de la U, no se arrepiente de salir del partido liberal y desea recuperar lo que es realmente el liberalismo. Con respecto a la contabilidad de los recursos para la campaña, Luz María manifiesta que los gastos no pasan del millón de pesos; tampoco presentaron registros contables, copia o documentos que lo demostraran.

Ambiente tensionante

Las opiniones de algunos habitantes de Balboa referente a las dos candidatas reflejan sus propias razones para estar en contra y a favor de ellas como Iván Montoya, residente de la municipalidad que según él no trabaja pero presta dinero que tiene ahorrado. “No me gustan las propuestas, no creo en propuestas porque ellas prometen mucho y luego eso lo echan a la basura, eso no lo cumplen”. También agrega Olmedo*, “yo le he dicho a Francy que si gana la alcaldía, no se deje manipular del alcalde Huberto; pero si ella a los tres meses no ha hecho nada, va tocar hacer un paro o algo para que la saquen de allí”.

Norbey Montoya, presidente del Partido Liberal en Balboa, comenta: “la expresión a continuación es un poco dura, pero los otros partidos independientes, el partido Liberal con el respeto que se merecen, el partido del PIN y de la U, tienen un espacio de las 9 curules, de gente que ni si quiera ha querido pertenecer, que los han puesto por ponerlos y hay evidencia de esto como en el partido Conservador, donde  Luisa María García expresó no querer pertenecer y renunció ante la Registraduría”.

La causa del conflicto entre ambos partidos fue porque, según Beatriz Loaiza, asesora de campaña de Francy, integrantes del partido de la U demandaron a integrantes del Liberal, catalogándolos como “vándalos”; como prueba, en el pueblo circula un volante que comunica a los habitantes este asunto, en forma de contrademanda.

Protestas del pueblo hacia la Gobernación y la Alcaldía actual del municipio

“No fue una demanda, fue un llamado de atención dirigido al actual alcalde municipal Huberto Vásquez Vásquez, con el fin de hacerle saber lo que había pasado con la publicidad de nuestra campaña ya que él es responsable del orden público del municipio”, dice Luz María. “Nosotros colocamos la publicidad el 31 de julio, eso fue en la noche. El equipo de trabajo de la U salió a las 12 de la noche, la otra campaña  a las 10 de la noche. Cuando llegamos a fijar la publicidad, mi equipo de trabajo me llamó a comentarme que ya habían puesto publicidad de la otra campaña, y le dije que fijaran la publicidad en los espacios que quedaron, respetando los espacios del otro partido”, manifiesta la candidata.

La secretaria de la sede del partido de la U, Adriana Torres, muestra fotografías que comprueban este episodio. He aquí un fragmento del llamado de atención dirigido a Huberto:

Con base en lo referenciado y como presidente del Partido de  unidad Nacional U en el  Municipio de Balboa, me permito presentar mi más enérgica protesta en contra de su actitud omisiva y la de todas las autoridades públicas del Municipio, toda vez que la campaña proselitista se ha convertido en una batalla campal de insultos a los militantes de nuestro partido y de daño a la publicidad visual de la candidata a la Alcaldía por el partido de la U, señora LUZ MARIA RESTREPO LORA, por parte de  integrantes del equipo político de la candidata del partido liberal, su partido, señora LUZ FRANCY CONTRERAS”.

“Al martes de la semana siguiente con tristeza y extrañeza mi publicidad la habían arrancado, destruido y la habían quemado; a nosotros como partido nos extrañó bastante, pero había que asumir las cosas”, reitera Restrepo. “destruir una publicidad de otra campaña; para mí  es vandalismo y no pienso cambiarle el término”, complementa.

Otras quejas locales

Por último, hay una problemática que tiene inconforme a una parte de los habitantes de Balboa, y es la destrucción de la plaza del pueblo para ubicar allí el hospital. Esta es una propuesta del alcalde del municipio, Huberto Vásquez, el cual apoya a Francy en estas elecciones, según dicen las personas a favor de María. Este tema no le compete a las campañas, según Restrepo; pero Iván Montoya relata lo contrario: “En la plaza hay pegados unos carteles con escritos que manifiestan la oposición de tumbar la plaza: Alcalde y gobernador respeten la voz del pueblo, no dañen lo que ya está hecho. Primero tumban el pueblo y después la plaza parque”.

Protesta del pueblo en contra de pasar el hospital a la plaza.

Algunos residentes del pueblo dicen estar a favor de tumbar la plaza: “que tumben la plaza y que coloquen el hospital, éste se necesita más; para que una plaza si ya tenemos un parque y un coliseo”, comenta Jorge Eliécer Pérez Cardona, expendedor de carne y comerciante de la comunidad.

El municipio de Balboa ha tenido la hegemonía del partido Liberal, mientras que el partido de la U propone nuevas formas de gobernar. Son los ciudadanos quienes de manera independiente elegirán quién los gobernará el próximo cuatrienio.

*La fuente pidió reserva de su identidad

Santa Rosa de Cabal, endeudada y con Alcalde desacreditado

Con incertidumbre se teje el destino del próximo Alcalde a causa de los dolores de cabeza ocasionados en los santarrosanos por la actual administración.

 

Por: Estefanía Cardona Tabares –  stefi1793@hotmail.com
Juliana López Villa –  julovi.326@hotmail.com

Por esta época todo visitante se encuentra con una ciudad vestida de campaña política, en donde resaltan los rostros de los candidatos a la Alcaldía Guillermo García Aristizabal, Henry Arias Mejía y Carlos Eduardo Toro Ávila.

Santa Rosa de Cabal es un municipio de Risaralda que cuenta con 67.410 habitantes según el DANE. Su producción principal es el café, es reconocido por sus chorizos y sus atractivos turísticos, entre ellos los termales.

Foto panorámica de la galería de Santa Rosa.

Guillermo García, conocido popularmente como ‘Pandero’,  es el candidato que representa la coalición de los partidos Conservador, Liberal, Verde y de la U. Es abogado egresado de la Universidad Libre Seccional de Pereira, con postgrados en derecho administrativo y ambiental.

Entre sus experiencias profesionales está el haber sido personero municipal y Alcalde (1996-1999) por el partido Conservador, periodo en el que fue elegido como el mejor alcalde de Risaralda por la Cámara Junior de Colombia.

En su periodo de alcaldía realizó diferentes proyectos como los restaurantes escolares, construcción de diferentes calles del municipio, programas de bienestar para el adulto mayor, adquisición del lote para la sede de Empocabal ESP EICE, entre otros.

Guillermo García, candidato a la alcaldía de Santa Rosa de Cabal por partido Conservador

Sus  prioridades en las propuestas de su plan de gobierno son principalmente recuperar el liderazgo regional que ha tenido Santa Rosa y también recuperar los bienes públicos que se han perdido a costa de la mala administración del municipio en los últimos años, según dice García.

Aunque muchos ciudadanos temen de que García siga con la misma línea política del cuestionado actual mandatario, por pertenecer al mismo partido del alcalde Alejandro Martínez Tabares (investigado por los organismos de control y con baja favorabilidad), responde que no está con él, enfatizándolo así: “Yo no puedo cargar con el muerto que tiene actualmente la administración”.

Otro de los candidatos es Henry Arias Mejía, quien está avalado por el partido Cambio Radical, egresado de la Universidad Seccional Libre de Pereira, como economista y Magister en Finanzas y Mercados Financieros.

Como profesional ha sido concejal del municipio (2001-2003), empresario, comerciante y asesor económico de empresas privadas del municipio, entre otros.

Arias, dentro de su plan de gobierno, le suma importancia a generar empleo, pues según él casi el  55% de los ciudadanos no tienen empleo y viajan diariamente al área metropolitana entre 20 y 25 mil santarrosanos para poder trabajar.

Aunque Arias es consciente de que la competencia no está fácil debido al reconocimiento de los otros dos candidatos en su trayectoria como alcaldes, no se siente amenazado por esto, ya que expresa que ambos fueron “alcaldes mediocres” en sus administraciones. Y no sólo han sido estos candidatos, pues a él le parece que Santa Rosa nunca ha tenido un alcalde bueno, dice que todos han sido personas “mediocres” y “miopes” carentes de una visión a largo plazo, en donde han gobernado para una “élite” y una “rosca”.

Henry Arias Mejía, candidato a la alcaldía de Santa Rosa de Cabal por Cambio Radical.

El último de los candidatos es Carlos Eduardo Toro, quien está inscrito por medio de firmas. Su principal apoyo es la ASI (Alianza Social Independiente). Toro a su vez pertenece al movimiento llamado Unidos por Santa Rosa, el cual lo compone la ASI junto con el Polo Democrático y el PIN (Partido de Integración Nacional).

En su trayecto profesional este abogado de la Universidad Libre ha sido concejal del municipio (2001-2003), Alcalde del mismo (2005-2007).

En su alcaldía realizó varias gestiones, entre ellas obtener la acreditación del Hospital San Vicente de Paul siendo la única IPS-EPS acreditada en el eje cafetero, recuperación de malla vial y construcción de pavimentos.

Su propuesta principal se centra en arrancar muy fuerte con la educación puesto que para él es preocupante el descenso que ha tenido este campo después de su periodo como Alcalde y también el tema social, convocando principalmente a los jóvenes y adultos para que con pocos recursos impacten al municipio.

De los tres candidatos, Toro es el que menos publicidad ha tenido, y él mismo acepta que esto es debido a un no tan buen manejo propagandístico en su campaña. Esto no ha sido un impedimento para que los santarrosanos no lo tengan en favoritismo, pues como expresa él “yo estoy metido en la cabeza de la gente, son los campesinos los que recuerdan a Carlos Eduardo Toro voleando pala en una carretera con ellos…”.

Toro también cree que Alejandro Martínez se ha equivocado en su administración, y aunque García afirma que no está con Alejandro Martínez, Toro por el contrario dice que García, a pesar de ser una excelente persona y un buen amigo, es el candidato del alcalde actual y además sostiene que  “la gente que le ha hecho daño a Santa Rosa de Cabal, al presupuesto, al patrimonio del municipio están con Guillermo García Aristizábal”.

Ahorros, patrocinios y bazares

Cuando se indaga para aclarar los orígenes de la financiación de las campañas, son estas las palabras que normalmente se escuchan entre los candidatos, pues aunque el monto de la inversión que ha realizado cada uno en su campaña difiere, el modo de financiarla ha sido muy similar.

Carlos Eduardo Toro. candidato a la alcaldía de Santa Rosa de Cabal por partido ASI.

“Los recursos que me he gastado han sido recursos propios, de producto de los ahorros de toda una vida”, así define Arias la manera en que ha financiado  su campaña. Por su parte García dice que su campaña ha sido cubierta por medio de bazares, bingos, apoyo de comerciantes y pequeños empresarios que le suministran ayuda monetaria y de alimentos para las actividades de sus campañas, venta de bonos llamados “Para la campaña de Guillermo” y con un crédito que solicitó a un banco. De una forma muy similar, Toro ha sacado su campaña adelante, él expresa que básicamente es un esfuerzo del pueblo santarrosano, pues son ellos quienes reclaman un CD con el logo de su campaña y lo imprimen o por otro lado quienes le apoyan aportándole algo de dinero.

Señales de alarma por deuda

Aunque un artículo publicado en la página oficial de Santa Rosa dice que el municipio recobra su buen manejo financiero, según el Departamento Nacional de Planeación; no es esto lo que piensan los habitantes, pues la incertidumbre entre ellos es la deuda que deja la administración del actual alcalde, quien para Rosa Elvira Arenas, habitante de Santa Rosa, es “una porquería” y justifica su expresión afirmando que se han visto muchos casos de corrupción dentro de la administración, que este también dejó el municipio empeñado en miles y miles de millones y que en este momento quien reciba la alcaldía tendrá que pagar una deuda muy grande.

Los candidatos también muestran cierta preocupación frente a la deuda que presenta Santa Rosa. Esta deuda es explicada por los tres candidatos de la siguiente manera:

  • Se deben alrededor de 7.900 millones de pesos por concepto de SGP (Sistema General de Participación), que comprende agua potable y saneamiento básico.
  • Se deben aproximadamente 3.000 millones de pesos por empréstito que se realizó y es pagado con recursos propios del municipio.
  • Y se deben más o menos 2.800 millones que tienen que ver con la empresa Empocabal.

La cuestión es ¿cómo los candidatos piensan desarrollar sus propuestas si no hay dinero para recursos en el municipio?

Aunque García frente al problema expresa “pero si usted mira, la cosa no es tan grave como usted piensa”. No es indiferente, al igual que los otros dos candidatos a que la solución más factible es hacer mucha gestión creando proyectos que sean viables no sólo para el plan de desarrollo municipal, sino también nacional.

La mayor duda que le queda a los santarrosanos es ¿será que solo con gestión podrá el próximo alcalde cumplir con su plan de Gobierno? Es una inquietud que solo se podrá resolver durante el periodo del próximo alcalde.

Zonas de invasión: una mina de “oro” para los políticos

En Pereira ya es común ver las invasiones como pequeños barrios, donde se gesta una problemática social que no es conocida por muchos pero que sin lugar a dudas es aprovechada por unos cuantos políticos que hacen de estos lugares los más apropiados para ganar votos.

Por: Daniela Londoño Jaramillo:  danielasep3@hotmail.com                                                  

“Palabras, palabras, palabras, palabras, palabras tan solo palabras hay entre los dos…”, con esta canción de Pimpinela, Omayra Ocampo habitante de la zona de invasión Caracol la Curva, narra en qué ha quedado cada una de las promesas hechas por algunos políticos cuando están en campaña. Según ella, desde el tiempo que lleva viviendo en ésta zona solo un político ha cumplido con lo dicho, esto fue cuando se le realizó a algunos niños del sector la primera comunión.

 Omayra no es la única que ha perdido la credibilidad hacia los políticos, pues junto a ella son muchas las personas de diferentes zonas de invasión que narran la misma historia; sin embargo, estas zonas siguen siendo las más vulnerables de la ciudad, ya que la escases de recursos económicos, es aprovechada por algunos políticos mientras realizan su campaña pre-electoral, prometiendo cambios que jamás son llevados a cabo.

Caracol la Curva, una zona de alto riesgo para las personas que viven allí

Según la oficina de control físico dela Alcaldía, en la ciudad de Pereira hay por lo menos veinte zonas de invasión, de las cuales se destacan, por el alto riesgo que representa para las personas que allí viven, algunos sectores de Samaria uno y dos, El Danubio, Monserrate, Veracruz,La Platanera,La Dulcera,La Platanerade Cuba, El Dorado, El Rocío bajo, José Ilario López, Bosques de Otún, Cachipay parte baja, Salazar Robledo, El Plumón bajo, Brisas del Otún yLa Laguna.

 Todas estas zonas de invasión han sido víctimas de los políticos que prometen y no cumplen, tal es el  caso del Rocío bajo, una zona no muy grande de la ciudad, cuyos habitantes creyeron en las propuestas hechas por el actual presidente del Concejo de Pereira Peterson Lopera, quién recibió por parte de la localidad 120 votos en las urnas de las pasadas elecciones. Según datos dela RegistraduríaNacional, Lopera alcanzo el cargo  con 3.876 votos. ”Con esperanza de que Peterson nos ayudara, nosotros le colaboramos con votos que conseguimos dentro de la comunidad, él dijo que nos iba ayudar para unas clases de pintura a las madres del sector y también con algunos trabajos, pero lo que cumplió lo cumplió a medias, ya que  las clases de pintura solo duraron 3 clases o sea que no duraron el tiempo suficiente para aprender algo y no nos dimos cuenta que  había sucedido con las clases, y de los trabajos tampoco se supo nada,  pues la verdad ellos solo cumplen cuando están en campaña.” comenta Zulma Pulgarín, habitante del sector.

 “Los diferentes políticos que han venido acá solo prometen y hacen algo cuando están en campaña y después de que ya están posicionados, se olvidan de nosotros y no vuelven”, relata Ana Berta Villa, habitante del Rocío Bajo. Con este tipo de situaciones los habitantes de zonas de invasión ya no creen en los políticos. A pesar de las quejas, los votos continúan siendo una muestra de apoyo a la corrupción, pues aunque los habitantes están a punto de perder la esperanza, cada vez que hay campaña política la alimentan con la fe de que el próximo será quien realmente  les ayude y es por esta razón que siguen votando sobre los cadáveres de las promesas.                                                                                                                                                                                           Contario a lo que dicen los habitantes del Rocío bajo, Peterson Lopera no recuerda haber prometido clases de pintura a las madres de esta zona y tampoco algún trabajo, ¿Entonces que hay detrás de estas versiones?

Habitantes del Rocío Bajo construyendo casas que las fuertes lluvias destruyeron

Carlos Crosthwaite, dice que para los políticos de la ciudad se ha convertido en tradición hacer politiquería y prometer cosas que no se cumplen, para él, esto es un acto incorrecto, sin embargo agrega  que “políticos como Ancizar Duque Diputado dela Asambleay Octavio Carmona del Partido Alternativa Liberal son promotores del viviendismo”, asunto que apunta a mejoras de vivienda, dotando a familias de terrenos para su re-ubicación, lo cual representa una ayuda significativa. Esta propuesta ha impulsado a los políticos a ganar campañas, es el caso de Ancizar Duque quien obtuvo el cargo de Diputado ala Asambleacon 5993 votos, segúnla Registraduría Nacional.

 La carencia de recursos económicos se hace visible en las zonas de invasión,  debido  a la escasez de los servicios públicos básicos; como lo son el servicio sanitario, las escuelas, puestos de salud, parques y demás, situación que pone en riesgo su calidad de vida.

 “Los políticos que incitan a las personas a invadir no piensan en el riesgo en el que están colocando a la gente, ya que en la mayoría de los casos las zonas que se invaden no son seguras y tienen problemas geotécnicos e hidrológicos” asegurala Oficina Municipalparala Prevencióny Atención de Desastres , entidad que se mantiene en permanente contacto con los que viven en estos lugares, quienes además le hacen un constante monitoreo a las condiciones de estas zonas y tratan de concienciar a las personas de que estos lugares no son aptos para vivir planteándoles que se reubiquen. La nueva administración del municipio de Pereira está creando zonas de reubicación como el Remansó y otros terrenos,  para que estas personas tengan un lugar seguro donde vivir. El proceso de reubicación que se está liderando se torna lento, debido a la poca conciencia del peligro que estas viviendas representan.

 A pesar de que el control físico se encarga de la revisión urbanística de la ciudad y no permite la creación de nuevas invasiones, estas se siguen propagando por todo Pereira. Es por esta razón que en muchos de los casos les toca demoler casas que están fuera de norma y cuando están fuera de ella, se les hace un seguimiento para llevarlas a un proceso legal.

 Para los candidatos políticos esto puede ser un negocio, pero para el comunero Víctor Manuel Arango, lo que hacen los políticos en campaña son “pañitos de agua tibia” ya que estas supuestas ayudas no son ni la mitad de lo que se necesita en estos lugares. Según Arango, en la administración a cargo de Juan Manuel Arango se hizo mejoramiento en redes para algunas zonas y también convenios para los pagos de servicios  públicos. Al respecto Zulma Pulgarín comenta que esa administración estuvo más comprometida con ellos que la actual a cargo de Israel Londoño, quien no ha prestado tantas ayudas como lo hizo en su época Arango. No obstante, estas versiones varían entre los habitantes de las zonas de invasión.

 Según el director dela Oficina Municipalparala Prevencióny Atención de Desastres, Leandro Jaramillo, Pereira es una ciudad que cuenta con una población de 421.648 habitantes,  con un promedio de 5.2 habitantes por vivienda en zonas de invasión. A pesar de esto, Pereira sigue siendo vista como una ciudad en desarrollo, donde la inversión comercial tiene futuro, pero cuyas condiciones sociales en los menos favorecidos no son subsanadas por las políticas municipales.

La otra cara de la moneda de la ciudad

“Gracias a la politiquería y a muchas de las promesas por parte de algunos políticos esto se ha convertido en un negocio, ya que las personas que invaden terrenos se pueden mantener en estas zonas, a cambio de seguir votando por ellos, y son varios los políticos que se han consolidado en el poder gracias a este tipo de campañas”, dice Atilano córdoba ex Diputado.

 El hecho de que ésta manera de hacer política lleve tantos años, se debe a que los administrativos de la ciudad se siguen haciendo los de la “vista gorda” o llevan a cabo los proyectos a medias y pretenden tapar con facilismo toda esta gran problemática que se esconde detrás del fenómeno de las zonas de invasión; lugares que se han convertido en una lluvia de votos que benefician solo a funcionarios del sector privado y público.

Alianzas y rupturas en la política de Risaralda

Por: Steven Morales Palacio

En las campañas por la Gobernación de Risaralda se están moviendo dos maquinarias políticas importantes. Por un lado está Carlos Alberto Botero, ex gobernador de Risaralda y por el otro lado el representante a la Cámara y dos veces gobernador de Risaralda Diego Patiño Amariles, quien tenía como candidato a Alberto Arias Dávila, pero Dávila al no acceder a la alianza con los Conservadores, pierde el apoyo, y Patiño se va a con Sigifredo Salazar.  

La división entre estos dos políticos se da durante la Gobernación de Botero, pues cuando estuvo en el poder le dio la espalda a todos los que lo apoyaron en la campaña, en especial a Patiño Amariles, quien había puesto votos.

Fuera de esa división, hay que tener en cuenta que muchos políticos de la región, entre ellos Octavio Carmona de Alternativa liberal, tienen una mala relación con Patiño Amariles, por lo que se presume que su apoyo a Botero es por conveniencia y no por convicción.

Para hacer frente a Botero, Patiño está promoviendo un pacto entre liberales y conservadores, lo cual dejaría a Alberto Arias por fuera, pues Sigifredo Salazar –el candidato conservador a la Gobernación- ya está inscrito en la Registraduría, pero se hace más llamativa la alianza con los conservadores, pues estos tienen gran cantidad de votantes, al igual que curules.

Para la Alcaldía de Pereira se mueve con fuerza Juan Manuel Arango –del partido Liberal-, dos veces alcalde de Pereira. Cuenta con el apoyo de casi todos los líderes políticos de la región, con excepción de Soto, Burgos y Londoño, quienes apoyan al candidato de la U.

Las encuestas muestran a Arango punteando, pero apenas comienza el periodo electoral, detrás viene el candidato de la U Enrique Vásquez, apoyado por el senador de la U Carlos Enrique Soto, quien es muy influyente en la región.

La oposición encabezada por el Polo Democrático y el Partido Verde empiezan a mover sus fichas. El candidato a la alcaldía de Pereira por el Polo es el ex concejal liberal Carlos Alfredo Crosthwaite y a la gobernación de Risaralda se perfila el columnista de La Tarde Carlos Andrés Echeverry, quien ha manifestado una postura crítica frente al manejo que se le da a Aguas y Aguas de Pereira y la EEP, entre otras entidades.

Por el Partido Verde Roberto Meneses aspira a la alcaldía de Pereira y se espera que en los próximos días lance su campaña. De los verdes en Dosquebradas se rumoran algunas cosas, una de ellas es que los candidatos al Concejo, están comprometidos políticamente con Roberto Jiménez –hermano de Macaco-, quien aspira a la alcaldía de este municipio.

Es un panorama incierto, pues las alianzas políticas se mueven con los días, por algo “se dice que es dinámica (la política)”. Solo queda esperar la inscripción de los candidatos y el comienzo de la campaña, ahí se definirá la contienda.